Vuelve a ocurrir: ¡la sangre de san Pantaleón se licúa!

Este 27 de julio volvió a ocurrir el prodigio de la licuación de la sangre de san Pantaleón, que según la tradición, es un buen augurio.
Imagen del altar del Monasterio de la Encarnación en Madrid, con la ampolleta con la sangre de san Pantaleón
Imagen del altar del Monasterio de la Encarnación en Madrid, con la ampolleta con la sangre de san Pantaleón
Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

La Arquidiócesis de Madrid informó que, como ha ocurrido desde hace casi cinco siglos, la sangre de san Pantaleón se licuó puntualmente este 27 de julio en el Monasterio de la Encarnación.

Se trata de un “prodigio” -dijo el capellán Joaquín Martín Abad– porque no tiene explicación de ningún tipo y que comenzó a fraguarse, en este 2022, el martes 26 de julio. “Ayer, cuando la colocamos en el relicario, ya empezaba a moverse, y fue ganando en licuefacción a lo largo del día”.

Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

 

Dos ampolletas con la sangre de san Pantaleón

El el Monasterio de la Encarnación en Madrid resguarda una de las dos ampolletas con sangra de san Pantaleón que existen en el mundo, por lo que, por estas fechas, reúne a miles de fieles que llegan a presenciar lo que se le ha llamado el “milagro” de la licuación de la sangre de san Pantaleón.

Esto se ha convertido incluso en un atractivo turístico, por lo que la paz del monasterio, ocupado por un reducido número de religiosas, se ve interrumpida por el arribo de miles de creyentes y no creyentes para observar este fenómeno que coincide con la fiesta litúrgica de san Pantaleón: este 27 de julio.

Te puede interesar: El milagro de la licuefacción de la sangre de San Genaro

Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

¿Qué es la licuación de la sangre de san Pantaleón?

La sangre de San Pantaleón se encuentra en una ampolleta, y unos días antes del 27 de julio, su estado se va modificando: de ser sólido se vuelve líquido, y el color deja de ser opaco para hacerse transparente y rojizo. Quienes han presenciado el fenómeno aseguran que al principio el volumen disminuye, como si se contrajera, y después se aumenta una vez que ha pasado al estado líquido.

En el siglo XVIII la Iglesia dio constancia de este “milagro”, lo cual quedó registrado en el texto Información sobre la licuación de la sangre del glorioso mártir de San Pantaleón, fechado en el 30 de agosto de 1730 y que aún conservan en el monasterio.

Te puede interesar: Santos incorruptos, ¿qué nos dice Dios con este fenómeno?

Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

Licuación de la sangre de san Pantaleón / Foto: Arquidiócesis de Madrid

También ocurre en Italia

Pero esto no sólo ocurre en España, sino también en Italia, en la Basílica de Santa María Asunta y San Pantaleón, principal lugar de culto en la localidad de Ravello, en la provincia de Salerno.

Y es que, según la tradición, luego de la decapitación de san Pantaleón, quien fue martirizado el 27 de julio del año 305 por abrazar la fe cristiana, varios fieles recogieron con la sangre del santo y la resguardaron en distintos recipientes que fueron repartidos por toda Europa.

Lo más curioso es que, a pesar de que ambas ampolletas se encuentran a más de 2,200 kilómetros de distancia, el mismo prodigioso fenómeno ocurre prácticamente a la misma hora del mismo día.

Tanto en Italia como en España, el hecho de que ocurra la licuación o licuefacción es considerado un buen augurio.

Te puede interesar: ¿Qué es el “milagro de la nieve” y por qué se lo dedican al Papa Francisco?

 

¿Quién fue san Pantaleón?

De acuerdo con la Enciclopedia de santos, san Pantaleón –cuyo nombre significa “el que se compadece de todos”, nació en Turquía, y murió siendo muy joven a principios del siglo IV, el 27 de julio del año 305.

También, gracias a un escrito del siglo VI, se sabe que fue tras las muerte de su padre cuando se convirtió al cristianismo y dedicó su vida a ejercer la profesión de médico, curando a personas necesitadas, especialmente pobres.

La gente comenzó a ver en estas curaciones, algunas de ellas inexplicables, la mano intercesora de Pantaleón, por lo que tras ser martirizado, algunas porciones de su sangre fueron resguardadas.

 

Compartir




Publicidad