Mecano cantándole a Jesucristo. ¡Hermoso!

Nacho Cano, quien fuera el genio creativo de Mecano, asegura que siempre ha sido un hombre de fe: “Dios ha sido maravilloso con nosotros”.
El exintegrante de Mecano, Nacho Cano, ha compuesto varias canciones a Jesús. Foto: Especial.
El exintegrante de Mecano, Nacho Cano, ha compuesto varias canciones a Jesús. Foto: Especial.

Actualmente, el compositor y exintegrante de Mecano -grupo que fuera por décadas el más importante del pop en España-, presenta en Madrid el musical “Malinche”, sobre el tema de la conquista de México, donde él mismo interpreta a Hernán Cortés.

Puedes leer: Con disco financiado con una ‘coperacha’, católica llega al Latin Grammy 2022

Aunque el enfoque del musical le ha generado algunas críticas, especialmente de parte de quienes adhieren a una versión maniquea de la conquista, Nacho Cano señala que no hay que olvidar que la Malinche fue una de las grandes precursoras del cristianismo, pues para ella “el ser bautizada se convirtió en un singo de libertad”.

En entrevista para Vida Nueva, el exintegrante de Mecano habló sobre su lado cristiano, asegurando que siempre ha sido un hombre de fe. “Para mí -dijo-, es imposible no tener fe. A veces, cuando echo la vista atrás entiendo que no me puedo quejar de nada”.

Nacho Cano señaló que cuando Mecano inició en la música, luchaban contra un montón de imprevistos. “Y fíjate todo lo que ocurrió en Mecano. Está claro que Dios ha sido maravilloso con nosotros”.

Asimismo, señaló que él ha escrito muchas canciones que hablan de Dios, como los temas ‘Te busqué’ o ‘J.C’.

‘Te busqué es un tema incluido en el disco ‘Entre el cielo y el suelo’, en el cual Nacho Cano comparte su particular rastreo vital de Jesús con frases como la siguientes. “Te busqué en los templos de oración, y en los libros que hablan del amor. Te busqué por toda la ciudad, y en el pozo de la soledad”.

En cuanto al tema ‘J.C.’, son las iniciales de Jesús Crucificado, y relata un diálogo con el al pie del Calvario: “Colgado de los palos y amarrado, por los pies y por las manos. Me pregunté ¿quién lo pudo hacer? Trepé por la madera y aparté de tu cara la melena, y te besé”.

Con información de Vida Nueva

Compartir