Paragraph

SUSCRIBIRSE

¿Cuántas veces lloró Jesús y por qué?

12 marzo, 2024
¿Cuántas veces lloró Jesús y por qué?
La Biblia dice que Jesús lloró tres veces.

La Iglesia reconoce la doble condición de Cristo, como hombre y como divinidad, tema abordado desde el Primer Concilio de Nicea en el siglo IV que estudió la relación de Jesús con Dios Padre, y como ser humano, y una prueba de su condición terrenal, la Biblia menciona tres veces que Jesús lloró en distintos momentos de su vida.

Algunos pasajes que se refieren a su condición humana de Jesús son que él adoró y oró a Dios Padre, fue tentado por el demonio en el desierto para pecar, además de la cita de que asegura él creció en sabiduría, pudo morir y tuvo un cuerpo de carne y huesos, de los cuales, ni uno solo fue roto como lo señalan las escrituras desde el Antiguo Testamento.



En cuanto a su condición divina, San Pedro respondió a Jesús cuando él le preguntó quién era, y el apostol dijo: “Tu eres Cristo, el Hijo del Dios viviente” (Mateo 16, 15); y hasta el mismo diablo le dijo a Jesús: ¿Qué quieres con nosotros, Hijo de Dios? (Lc 8; 26).

Cuántas veces lloró Jesús, en la Biblia

  1. Es muy conocido el pasaje del evangelista Juan (11, 33) referente a la muerte de Lázaro, en donde se cita: “Jesús, al ver llorar a María y a los judíos que habían llegado con ella, se conmovió profundamente y se estremeció y les preguntó -¿Dónde lo sepultaron. Le dijeron: -Ven a verlo, Señor. Y Jesús lloró. Los judíos dijeron entonces: -Miren cuanto lo quería.”
  2. En otro pasaje de Mateo (23, 37), el evangelista narra que lloró por la futura destrucción de la ciudad: “Jerusalén, Jerusalén que matas a los profetas y apedreas a los mensajeros que Dios envía. ¡Cuántas veces quise juntar a tus hijos, como la gallina que junta sus pollitos bajos sus alas, pero no quisiste! Pues miren, el hogar de ustedes va a quedar abandonado, no volverán a verme hasta que digan: Bendito el que viene en el nombre del Señor.” El evangelista Lucas (13, 31) también menciona este suceso titulado Jesús llora por Jerusalén”.
  3. La tercera ocasión se inscribe en la Pasión de Cristo, cuando Jesús estaba en el Huerto de los Olivos poco antes de que fuera apresado. San Lucas (22, 41) refiere: “Se alejó de ellos como a la distancia de un tiro de piedra y se puso de rodillas para orar. Dijo: Padre, si quieres, líbrame de este trago amargo, pero que no se haga mi voluntad sino la tuya. En esto se apareció un ángel del cielo, para darle fuerzas. En medio de este gran sufrimiento, Jesús oraba aún más intensamente, y el sudor le caía a tierra como grandes gotas de sangre”.

¿Qué enseñanzas se desprenden de estas tres citas evangélicas?

  1. Del evangelio de Juan, cuando Jesús vio lo triste que estaban María y Mara por la muerte de Lázaro, el lloró conmovido por el dolor de ellas, lo que nos da a entender que Él sufre con el dolor humano.
  2. Del segundo pasaje, lamenta que los profetas hayan sido ignorados por su propio pueblo, y nuevamente sufre al saber el destino que le aguarda a la ciudad.
  3. Finalmente, durante su estancia en el Huerto de los Olivos, él sabe lo que le ve a ocurrir, su penoso martirio el cual aceptó voluntariamente, sin embargo, le dice a Dios Padre: que si quiere librarlo de esta pena lo haga, anteponiendo la voluntad de Dios Padre sobre su natural miedo, pues es el amor a la humanidad lo que lo lleva al Calvario.





Autor

Periodista decano en la fuente religiosa. 

Tik Tok

Tik Tok
Tik Tok
Tik Tok

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal