Sabías que
rmb

¿Cómo debe ser la Confesión en tiempos de coronavirus COVID-19?

La manera de impartir el Sacramento de la Confesión ha cambiado debido al COVID-19.
El Sacramento de la Confesión experimentará algunos cambios mientras la pandemia de COVID-19 esté latente.
El Sacramento de la Confesión experimentará algunos cambios mientras la pandemia de COVID-19 esté latente.

Durante este momento de aislamiento debido al COVID-19, algunos sacerdotes se las han ingeniado para impartir el Sacramento de la Confesión a los fieles tomando medidas de sanidad.

En algunas parroquias, se instalaron estructuras de acrílico que permiten el diálogo entre confesor y penitente. Otros sacerdotes, usando cubrebocas han hecho confesiones al aire libre, y otros más han impartido el Sacramento desde la banqueta, mientras los fieles se acercan en sus coches.

Sacerdote confesando en tiempos de COVID-19

Sacerdote confesando en tiempos de COVID-19

Te puede interesar:¿Qué hacer antes, durante y después de la Confesión?

Ahora, ¿cómo será la Confesión?

Una vez que comiencen de manera gradual las actividades en los templos, tanto pastorales como litúrgicas –esto es, cuando las autoridades de salud lo determinen– los sacerdotes también comenzarán a confesar.

Para ello, la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) publicó sus Orientaciones litúrgicas para reanudar el culto religioso en tiempo de pandemia, que cada obispo está adecuando a las necesidades particulares de su diócesis.

Pero en términos generales, la CEM recomienda que la confesión se lleve a cabo en un lugar ventilado y fuera del confesionario, y debe observarse una distancia adecuada entre confesor y penitente (de 1.5 metros). Sugiere que, al menos, el confesor utilice cubrebocas y careta protectora.

Te puede interesar: 3 sacerdotes que defendieron hasta el extremo el secreto de confesión

En la Arquidiócesis de México

A partir del referido documento de la CEM, la Arquidiócesis Primada de México publicó sus Orientaciones y criterios para el retorno gradual a las celebraciones litúrgicas con asistencia de fieles. En el documento se establece que, donde sea posible, la celebración del Sacramento de la Penitencia deberá llevarse a cabo en un espacio abierto, utilizando, al menos cubrebocas, tanto el sacerdote como el penitente.

Y en los lugares en donde no sea posible lo anterior, el sacerdote deberá usar, en todo momento, cubrebocas y guantes, e implementar una barrera con material acrílico, entre él y el penitente.

En ambos casos, se deberá observar siempre al menos 1.5 mts de distancia entre fiel y sacerdote.

La Confesión en tiempos de COVID-19.

La Confesión en tiempos de COVID-19.

Te puede interesar: ¿Cómo será el regreso gradual a las iglesias? Conoce este paso a paso

¿Existe la absolución general?

La absolución general se da en los casos de grave necesidad y en relación con el nivel de contagio; sin embargo, la CEM ha dejado en claro que corresponde a cada obispo diocesano dar las indicaciones pertinentes a sus sacerdotes y fieles.

No obstante, el organismo recuerda que el criterio para ello lo dictará siempre el bien supremo de la salvación de las almas.

“En caso de que surja la necesidad repentina de impartir la absolución sacramental a varios fieles juntos, el sacerdote está obligado a avisar, en la medida de lo posible, al obispo diocesano o, si no puede, a informarle cuanto antes”, señala el numeral 32 del Ritual de la Penitencia.

La CEM también recuerda, una vez más, que no es posible administrar el sacramento de la Penitencia, al igual que en los demás Sacramentos, por medios digitales y/o electrónicos.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios