22 de mayo: Celebramos a Santa Rita de Casia

Santa Rita de Casia es considerada abogada de las causas difíciles y desesperadas.
Santa Rita de Casia. Foto: Zenit
Santa Rita de Casia. Foto: Zenit

Santa Rita de Casia es una de las mujeres más queridas por los fieles de la Iglesia católica, y es considera como abogada de las causas difíciles y desesperadas, y de los problemas maritales. 

Fue esposa y madre, luego viuda y finalmente religiosa que tuvo uno de los estigmas de la Pasión de Cristo.

Nació en Casia, en Umbría, Italia, el 22 de mayo de 1381, y aunque de joven quería ser religiosa, sus padres la casaron a los 14 años de edad con Paolo Mancini, un hombre violento quien la hizo sufrir por maltratos. Este matrimonio de 18 años, en medio de todos los problemas, tuvo dos hijos: Jacobo y Paolo.


Santa Rita rezó por la conversión de su esposo y lo logró, pero para ese momento él ya había sembrado muchos enemigos, y un día fue asesinado por uno de ellos. 

Sus hijos querían venganza y estaban llenos de odio, pero enfermaron antes de cometer algún crimen, ella logró que fallecieran en paz con Dios en 1417.

Su vida en el convento

Una vez que ella quedó viuda, y tras haber sepultado a sus hijos, ingresó al convento de las agustinas a los 36 años de edad, en donde, después de haber escuchado un sermón de san Jacobo de la Marca, le pidió a Dios que la uniera a su Pasión y recibió los estigmas de la corona de Cristo con una herida en su cabeza que se mantuvo abierta. 

Falleció el 22 de mayo de 1457, en la ciudad de Casia y su cuerpo permaneció incorrupto. Fue beatificada por el Papa Urbano VIII en 1627 y canonizada por León XIII el 24 de mayo de 1900.

Se le representa en el arte sacro con una corona de espinas o los estigmas correspondientes sobre la frente, o con rosas, higos y panes. 

La vida de Santa Rita de Casia fue llevada al cine en septiembre del año 2004, bajo la dirección del italiano Giorgio Capitani.