18 de enero: Santa Prisca, la presencia de esta santa en México

Cada 18 de enero, la Iglesia Católica celebra a santa Prisca, una joven mártir de la fe.
Santa Prisca, mártir.
Santa Prisca, mártir.

Uno de los templos más hermosos de todo México es el de Santa Prisca que se encuentra en la ciudad de Taxco, en Guerrero y que fue construido entre 1571 y 1758 con una parte de la fortuna de don José de la Borda, uno de los mineros de plata más prósperos de la etapa colonial.

El hijo de don José, Manuel de la Borda era sacerdote, de modo que el rico empresario le construyó esta iglesia a su hijo, y otra más en Cuernavaca, para que pudiera celebrar en ellas.

El diseño estuvo a cargo del arquitecto francés Diego Durán y del español Cayetano Sigüenza, y los retablos a cargo de Luis de Balbás e Isidoro Vicente, quienes dedicaron nueve de ellos a Santa Prisca, todos los adornos interiores son de finas maderas cubiertos de lámina de oro. El retablo mayor está dedicado a la Purísima Concepción.


Santa prisca, el tesoro de Taxco

Santa Prisca, iglesia en Taxco

Puedes leer: La iglesia de Santa Prisca, el tesoro de Taxco

Este templo tiene dos torres gemelas de estilo churrigueresco y vista de frente cuenta con tres niveles.

En el centro de la fachada ricamente adornada está la puerta principal flanqueada por columnas de distintos estilos y una capilla decorada con mosaicos de talavera. Su planta es de cruz latina. En el primer nivel de las torres hay cuatro ventanas ascendentes.

¿Quién fue Santa Prisca?

Santa Prisca, mártir de la Iglesia, fue venerada en Roma desde tiempos tempranos.

La leyenda dice que Santa Prisca era una niña de 13 años que en defensa de su fe cristiana fue juzgada por el tribunal romano durante la persecución de cristianos de Claudio II y sometida a varias pruebas.

Primero la llevaron al templo de Apolo pero se negó a quemar incienso en su honor; luego fue encerrada en una celda con criminales que la molestaron todo el tiempo, pero esto tampoco la abatió; luego la quemaron con antorchas y aceite hirviendo; la echaron con los leones que no la tocaron y finalmente fue torturada con grasa derretida, desgarrada con uñas de acero y la colgaron encima de una hoguera, y moribunda la llevaron a la Vía Ostia donde fue decapitada.

Aunque hay muchas dudas sobre la veracidad de la historia de esta santa, despertó la devoción de José de la Borda quien levanto un gran templo en su honor.

A esta santa se le relaciona con Santa Priscila, quien dio su nombre a las catacumbas en Roma, y quien fue una cristiana romana del siglo I.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775