Turismo religioso

La iglesia de Santa Prisca, el tesoro de Taxco

La iglesia de Santa Prisca fue construida por el minero José de la Borda, como agradecimiento por las bondades recibidas en su vida.
Santa prisca, el tesoro de Taxco
Santa prisca, el tesoro de Taxco

El hombre más rico de todo el periodo colonial en México, José de la Borda, quiso agradecer a Dios Sus bondades, y el oro y plata que logró extraer de las minas, y para ello, pidió permiso al Arzobispo de México, Manuel Rubio y Salinas, y al virrey Francisco Güemes Horcasitas, para construir un majestuoso templo en la ciudad de Taxco, Guerrero, aprobación que obtuvo en 1751.

Leer: 4 iglesias antiguas de México que debes conocer

El templo quiso dedicarlo a santa Prisca y a san Sebastián, y se comprometió a subsidiar toda la obra.

La fortuna del minero ascendía a 40 millones de pesos, según algunos cálculos, de los que invirtió 471,000 pesos en materiales y mano de obra, y un poco más de esta suma en adornarla; sin embargo, lo más costoso fueron los vasos sagrados y ornamentos, en los cuales invirtió 600,000 pesos más, de modo que el costo total fue de un millón 661, 572 pesos, que fueron sacados de la mina San Ignacio.

Por su belleza, el templo de Santa Prisca es un símbolo de Taxco.

Por su belleza, el templo de Santa Prisca es un símbolo de Taxco.

La magnificencia de la fe

Fue tal la magnificencia de la iglesia de Santa Prisca que el mismo Papa Benedicto XIV le escribió una carta a José de la Borda, el 4 de marzo de 1754, dándole las gracias por su generosidad, y aunque el templo aún no estaba terminado, quedó adscrito a la Basílica Lateranense en Roma.

Leer: Conoce la ‘Capilla Sixtina’ de Atotonilco, Guanajuato

El 11 de marzo de 1759, Don Manuel de la Borda y Verdugo, hijo del mismo José de la Borda, se convirtió en su primer párroco, y el templo fue bendecido por el Arzobispo de Manila, Manuel Antonio Rojo Vieyra del Puente, ya que a esta ciudad de Guerrero llegaba dos veces al año el Galón de Manila, en su ruta de Acapulco a la Ciudad de México.

El arquitecto fue Diego Durán y el maestro de obras fue Juan Caballero, quienes utilizaron varios estilos para embellecerla, entre ellos, el barroco, el churrigueresco y el rococó de influencia francesa.

Leer: Esta iglesia es el corazón de Tepotzotlán

En la fachada de cantera rosa están representados los 12 apóstoles, así como santa Prisca y san Sebastián, entre columnas salomónicas y corintias. También está el escudo pontificio, ángeles, un reloj y la Inmaculada Concepción.

El templo de Santa Prisca sufrió daños en los sismos de 2017, pero ya es considerado seguro para el público.

El templo de Santa Prisca sufrió daños en los sismos de 2017, pero ya es considerado seguro para el público.

Adornan el templo tres medallones esculpidos donde están representadas las tres virtudes teologales: Fe, Esperanza y Caridad, de modo que es probable que Manuel Tolsá, quien años después terminó la Catedral de México, se haya inspirado en ese detalle que repitió en el templo de la Ciudad de México.

En el interior de Santa Prisca hay 12 altares dedicados a distintos santos: san José y la Sagrada Familia, san Isidro Labrador, san Juan Nepomuceno, santa Lucía. Entre los artistas que participaron en la decoración de la iglesia está el prestigiado pintor Miguel Cabrera. 

Lee: Estas son las pinturas novohispanas más famosas de México