10 jaculatorias simples para mostrar nuestro amor a Dios y a la Virgen

Las jaculatorias son como un suspiro de amor dirigido a Dios, como cuando se miran dos enamorados.
En todo momento podemos hacer oración.
En todo momento podemos hacer oración.

Las jaculatorias son oraciones muy breves y sencillas que se lanzan en una exhalación; de hecho, la palabra jaculatoria viene del término ‘jaculari’, que significa ‘lanzar’.

Leer: ¿Qué es una jaculatoria y para qué sirve?

San Francisco de Asís solía decir que las jaculatorias son como un suspiro de amor dirigido a Dios, como cuando se miran dos enamorados.


Es un instante en que se piensa en Él y se le dice algo breve y se reanuda lo que uno estaba haciendo.

Generalmente, las jaculatorias simples están basadas en un versículo de la Biblia o son frases dichas por algún santo, pero también puede ser cualquier palabra dedicada al Señor que salga de tu corazón.

Leer: ¿Cómo orar con Dios? Sigue estos 5 sencillos pasos

A continuación, algunos ejemplos de jaculatorias simples para recordar nuestro amor a Dios y a la Virgen, y encomendarnos a ellos en cada momento de nuestro día:

  • Jesús, confío en Ti.
  • Jesús, Hijo de Dios, ten piedad de mí.
  • Alabado sea Dios.
  • Señor, ten piedad de mí.
  • Señor mío y Dios mío.
  • Espíritu Santo, Ilumíname.
  • Santa María, ruega por nosotros.
  • Jesús, María y José.
  • Ave María Purísima.
  • ¡Madre mía de Guadalupe!

 

* Con información de Alejandra Sosa Elízaga, escritora católica.

Comentarios