XXX Jornada Mundial del Enfermo: El Papa pide imitar a San Juan Pablo II

A través de un video mensaje, el Papa Francisco señaló que la pandemia ha puesto en evidencia dos patologías graves: el individualismo y la indiferencia.
En la XXX Jornada Mundial del Enfermo, el Papa Francisco reconoce y agradece a quienes los cuidan. Foto: Especial.
En la XXX Jornada Mundial del Enfermo, el Papa Francisco reconoce y agradece a quienes los cuidan. Foto: Especial.

Este 11 de febrero, en la memoria de la Virgen de Fátima y día en que la Iglesia celebra la XXX Jornada Mundial del Enfermo, cuyo lema es “Sean misericordiosos, así como el Padre de ustedes es misericordioso”, a través de un video mensaje, el Papa Francisco envió un agradecimiento a todas las personas que entregan su vida al cuidado de los enfermos.

Puedes leer: La devoción a los santos no es superstición, el Papa Francisco lo explica

En este sentido, aseguró sus oraciones por familiares y amigos que cuidan de sus seres queridos con cariño; por médicos y enfermeros; por farmacéuticos y personal sanitario; por los capellanes de los hospitales; por religiosos y religiosas, y por todos los voluntarios.


En su video mensaje con motivo de la XXX Jornada Mundial del Enfermo, el Papa Francisco pidió al Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral de la Santa Sede recordar que el cuidado de una persona no se puede diseccionar, sino que debe ser integral; es decir, que hay que curar las heridas tanto del cuerpo como del alma.

El Santo Padre señaló que San Juan Pablo II, a partir de su propia experiencia de enfermedad, nos ha enseñado el camino a seguir: no se trata de replegarse sobre uno mismo, sino de abrirse a un amor más grande.

Dijo que este tiempo de pandemia nos invita a reflexionar sobre otro tipo de patologías que amenazan a la humanidad y al mundo, como “el individualismo y la indiferencia hacia los demás… enfermedades que se amplifican en la sociedad del bienestar y del liberalismo económico”.

Expresó que el antídoto para curar el virus del individualismo, es la cultura de la fraternidad, fundada en la conciencia de que, como seres humanos, todos somos iguales en dignidad, en tanto hijos de un mismo Padre. Por lo que resulta inaceptable que algunos disfruten de las llamadas “excelencias”, al tiempo que otros ni siquiera tienen acceso a los cuidados básicos.

Por tal razón, en su mensaje con motivo de la XXX Jornada Mundial del Enfermo, el Papa Francisco reconoció la labor de quienes administran los dispensarios y las estructuras sanitarias en países en desarrollo, así como el servicio que realizan las numerosas hermanas y hermanos misioneros que han dedicado su vida a atender a los enfermos que más lo necesitan.

Finalmente, el Papa Francisco encomendó a la protección maternal de la Virgen María a todos los enfermos de todos los rincones del mundo, “especialmente a los que están más solos y no tienen acceso a los servicios sanitarios”.

Con información de Vatican News y Rome Reports