La devoción a los santos no es superstición, el Papa Francisco lo explica

Pedir a los santos no es cuestión de magia, es como hablar con un hermano que ya está ante Dios.
Al reflexionar sobre la Comunión de los Santos, el Papa Francisco dijo que la devoción a ellos no es cuestión mágica.
Al reflexionar sobre la Comunión de los Santos, el Papa Francisco dijo que la devoción a ellos no es cuestión mágica.

Concluido su ciclo de catequesis sobe san José, el Papa Francisco reflexionó en su Audiencia General de este miércoles sobre el tema de la Comunión de los Santos, a la que llamó una importante noticia de los Evangelios, misma que la Iglesia a lo largo de los siglos ha podido evidenciar a través de la oración y la devoción.

Puedes leer: Papa Francisco a atletas paralímpicos: Inclusión, la gran medalla de oro

“Muchas veces decimos en el Credo: ‘creo en la Comunión de los Santos’. Pero si nos pregunta qué es eso… Yo recuerdo que, de niño, respondía inmediatamente: ‘Ah, es cuando los santos reciben la comunión’”, señaló el Papa Francisco a manera de broma.


En este sentido, explicó que la Comunión de los Santos significa pedir a precisamente a los santos que están en el cielo que intercedan por nosotros ante Dios para resolver nuestras necesidades, para lo cual es importante entender que el que hace el milagro es Dios y no el santo, que es sólo un intermediario.

Señaló que la devoción a los santos no es algo mágico, ni una superstición, sino simplemente hablar con un hermano o una hermana que ya está ante Dios porque llevó una vida justa, una vida santa, y ahora está con Él. “Yo hablo con este hermano, con esta hermana, y le pido su intercesión para mis necesidades”.

Santos, los pecadores salvados

El que haya santos en el cielo -explicó el Papa Francisco-, no significa que la Iglesia esté reservada para los perfectos, sino que es la comunidad de los pecadores salvados.

Señaló que, en virtud de la Comunión de los Santos, en Cristo nadie puede separarnos de aquellos que amamos, ya que tras la muerte cambia sólo la forma de estar junto a ellos, pero nada ni nadie puede romper esta unión. “La Comunión de los Santos mantiene unida a la comunidad de creyentes en la tierra y en el cielo”.

De esta manera -dijo-, gracias a la Comunión de los Santos, la relación de amistad que podemos construir con un hermano o una hermana en la tierra, también podemos establecerla con un hermano o una hermana que están en el cielo.

“Los santos son amigos con los que muy a menudo tejemos relaciones de amistad. Lo que nosotros llamamos devoción, es en realidad una forma de expresar el amor a partir de este vínculo que nos une. Y todos nosotros sabemos que a un amigo podemos dirigirnos siempre, sobre todo cuando estamos en dificultad y necesitamos ayuda”.

Finalmente, el Papa Francisco concluyó su catequesis sobre la Comunión de los Santos con la oración a san José que él reza todos los días:

Oración diaria a San José

“Glorioso patriarca san José,
cuyo poder sabe hacer posibles las cosas imposibles,
ven en mi ayuda en estos momentos de angustia y dificultad.
Toma bajo tu protección las situaciones tan graves y difíciles que te confío,
para que tengan una buena solución.
Amado Padre,
toda mi confianza está puesta en ti.
Que no se diga que te haya invocado en vano.
Y, como puedes hacer todo con Jesús y María,
muéstrame que tu bondad es tan grande como tu poder.
Amén”.

Con información de Vatican News