La voz del Papa

Papa Francisco sobre el coronavirus: Con Cristo nunca estamos solos

El Pontífice reflexionó sobre la cuarentena que vive Italia por el COVID-19.
Ángelus del Papa Francisco, 15 de marzo de 2020. Foto: Vatican Media.
Ángelus del Papa Francisco, 15 de marzo de 2020. Foto: Vatican Media.

El Papa Francisco reflexionó este domingo en torno al pasaje del Evangelio en que Jesús se encuentra con la samaritana y sobre la cuarentena que vive Italia para evitar la expansión del coronavirus COVID-19.

La Plaza de San Pedro está cerrada y los fieles siguieron el Ángelus del Pontífice a través de internet y desde sus casas.

“En esta situación de epidemia, en la que nos encontramos viviendo más o menos aislados, estamos invitados a redescubrir y profundizar el valor de la comunión que une a todos los miembros de la Iglesia. Unidos a Cristo nunca estamos solos, sino que formamos un solo Cuerpo, del cual Él es la Cabeza”, dijo.

Te puede interesar: Las celebraciones de Semana Santa en el Vaticano se harán sin fieles

Francisco agradeció a los que trabajan en los servicios esenciales en el país. “Renuevo mi cercanía a todos los enfermos y a los que los cuidan. Así como los numerosos trabajadores y voluntarios que ayudan a las personas que no pueden salir de su casa, y los que satisfacen las necesidades de los más pobres y los sin techo”.

Mantengamos vivo el deseo de Cristo

Sobre la lectura del Evangelio en que Jesús se encuentra con la samaritana (Jn 4, 5-42) cuando iba caminando con sus discípulos, el Santo Padre recordó que fue una unión muy especial pues los habitantes de Samaria era considerados herejes por los judíos y muy despreciados.

“Jesús está cansado, sediento. Una mujer viene a buscar agua y él le pide: Dame de beber, comienza un diálogo en el que revela a esa mujer el misterio del agua viva, es decir, el Espíritu Santo, el don de Dios”.

El Papa Francisco bendice a la Plaza de San Pedro, cerrada como medida contra la expansión del COVID-19. Foto: Vatican Media.

El Papa impartió la bendición a la Plaza de San Pedro vacía. Está cerrada como medida contra la expansión del COVID-19. La foto es del 15 de marzo de 2020.  Foto: Vatican Media.

“También nosotros, generados a una nueva vida a través del Bautismo, estamos llamados a dar testimonio de la vida y la esperanza que hay en nosotros. Si nuestra búsqueda y nuestra sed encuentran en Cristo la plena satisfacción, manifestaremos que la salvación no está en las “cosas” de este mundo, sino en Aquel que nos ha amado y nos ama siempre”, dijo.

El Santo Padre pidió que la Virgen María ayude a la humanidad a cultivar el deseo de Cristo, para satisfacer la sed de vida y de amor que existe en el mundo.

Esta nota se publicó originalmente en Vatican News.

Comentarios