Papa Francisco: “Qué fácil es criticar a los otros, ¡Pero mírate a ti mismo!”

El Santo Padre aseguró que la regla suprema para la corrección fraterna es el amor, no los chismes.
El Papa Francisco en Audiencia General. Foto. Vatican Media.
El Papa Francisco en Audiencia General. Foto. Vatican Media.

Cuando tenemos la tentación de juzgar mal a los otros, como sucede a menudo, debemos sobre todo reflexionar sobre nuestra fragilidad, y evitar a toda costa los chismes, recomendó el Papa Francisco durante la Audiencia General de este miércoles.

Leer: Papa Francisco: Chismes y rumores son un cáncer que daña a la Iglesia

El Santo Padre continuó con su catequesis sobre la Carta de San Pablo a los Gálatas y aseguró que el llamado que hace el apóstol a corregir al hermano “con espíritu de mansedumbre”, nada tiene que ver con el ‘chismorreo’.


“Según el Espíritu es tener esta dulzura con el hermano al corregirlo y vigilar sobre nosotros mismos con humildad para no caer nosotros en esos pecados. De hecho, cuando tenemos la tentación de juzgar mal a los otros, como sucede a menudo, debemos sobre todo reflexionar sobre nuestra fragilidad”.

“¡Qué fácil es criticar a los otros! Pero hay gente que parece tener una licenciatura en chismorreo. Todos los días critican a los demás. ¡Pero mírate a ti mismo!  Está bien preguntarnos qué nos impulsa a corregir a un hermano o a una hermana, y si no somos de alguna manera corresponsables de su error”, señaló.

Leer: ¿Por qué San Ramón Nonato es intercesor contra chismes y mentiras?

Espíritu Santo, agregó el Papa, además de donarnos la mansedumbre, nos invita a la solidaridad, a llevar el peso de los otros.

“La regla suprema de la corrección fraterna es el amor: querer el bien de nuestros hermanos y de nuestras hermanas. Se trata de tolerar los problemas de los otros, los defectos de los otros en silencio en la oración, para después encontrar el camino adecuado para ayudarlo a corregirse”.

“Y esto no es fácil. El camino más fácil es el del chismorreo. Despellejar al otro como si yo fuera perfecto. Y esto no se debe hacer. Mansedumbre. Paciencia. Oración. Cercanía”, insistió el Papa.

Con información de Vatican.va