Papa Francisco: Jesús nos da dos regalos para la Pascua

En su primer Regina Coeli, el Santo Padre explicó dos frases que Jesús dijo y que pueden guiar nuestra Pascua.

Este lunes 18 de abril, inmediato a la Pascua, es conocido como “Lunes del Ángel” o Pasquetta, y el Santo Padre rezó el Regina Coeli desde el Palacio Apostólico ante fieles reunidos en la Plaza de San Pedro.

En su mensaje previo reflexionó sobre la lectura del Evangelio de hoy (Mt. 28,8-15), que narra la aparición a las mujeres que habían ido al sepulcro, “Jesús sale a su encuentro y las saluda; luego les dice dos cosas, que también a nosotros nos vendrá bien recibir como regalo de Pascua”, añadió.

“Dos consejos del Señor, un regalo pascual”


El primer regalo: Jesús nos dice ‘No temas’

Con la frase “No temas”, Jesús tranquilizó a las mujeres.

Él “sabe que los miedos son nuestros enemigos cotidianos. También sabe que nuestros miedos nacen del gran miedo, el miedo a la muerte: miedo a desvanecerse, a perder a los seres queridos, a enfermar, a no poder más… Pero en la Pascua Jesús venció a la muerte. Por tanto, nadie puede decirnos de forma más convincente: ‘No tengan miedo’”.

Por eso en esta Pascua, el Papa “así nos invita a salir de las tumbas de nuestros miedos”.

El Señor sabe que el miedo está siempre agazapado a la puerta de nuestro corazón, dijo el Santo Padre y que necesitamos que nos repitan ‘No temas’: en la mañana de Pascua como en la mañana de cada día.

El segundo regalo: Jesús nos pide no encerrarnos en nosotros mismos

¿Cómo podemos hacer para vencer al miedo? Para responder esta pregunta, Francisco consideró que el segundo regalo de Pascua es lo que Jesús le dice a las mujeres. “Vayan y digan a mis hermanos que van a Galilea: allí me verán”. El miedo -declaró el Papa- nos encierra siempre en nosotros mismos.

“Pero yo -podemos decir- ¡no soy capaz! Pero piensen: aquellas mujeres no eran ciertamente las más idóneas ni preparadas para anunciar al Resucitado, pero al Señor no le importa. A Él le importa que salgan y lo anuncien. Salir y anunciar. Salir y anunciar. Porque la alegría de la Pascua no es para guardarla para uno mismo. La alegría de Cristo se fortalece al darla, se multiplica al compartirla. Si nos abrimos y llevamos el Evangelio, nuestro corazón se expande y supera el miedo.[SS1] Este es el secreto: anunciar para vencer el miedo”

El Pontífice concluyó su alocución augurando que María, la Madre del Resucitado, nos ayude a superar nuestros miedos y nos conceda la pasión por la verdad.

 

Información de Vatican News