La voz del Papa
rmb

Papa Francisco en el Ángelus: ¿Cuál debe ser nuestra actitud ante el mal?

El Papa reflexionó sobre la parábola del trigo y la cizaña; pidió imitar la paciencia de Dios, que no quiere que ninguno de sus hijos se pierda.
El Papa Francisco dirige el rezo el Ángelus. Foto: Vatican Media.
El Papa Francisco dirige el rezo el Ángelus. Foto: Vatican Media.

En el mensaje previo al Ángelus de este domingo, el Papa Francisco reflexionó sobre la parábola del trigo y la cizaña  (cfr. Mt 13, 24-43), a través de la cual Jesús “nos hace conocer la paciencia de Dios, abriendo nuestro corazón a la esperanza”, y reflexionó cuál debe ser la actitud de un discípulo de Dios ante el mal.

El Santo Padre habló ante los peregrinos reunidos en la plaza de San Pedro, cuyo número es aún es menor del que solía ser habitual como medida de seguridad por la pandemia de COVID-19.

Jesús cuenta que, en el campo en el que se ha sembrado la semilla buena, brota también la cizaña, es decir, una hierba mala que infesta el terreno. Al darse cuenta de esto, los siervos van a ver a su amo para saber quién la sembró y él responde: “Algún enemigo ha hecho esto”.


Ellos quieren ir enseguida a arrancar la cizaña que está creciendo, sin embargo el amo dice que no, porque se corre el riesgo de arrancar el trigo también, les pide esperar el momento de la cosecha cuando se verá cuál es cuál.

“En esta parábola se puede leer una visión de la historia. Junto a Dios —el amo del campo— que esparce siempre y solo semilla buena, hay un adversario,que esparce la cizaña para obstaculizar el crecimiento del trigo. El amo actúa abiertamente, a la luz del sol, y su propósito es una buena cosecha; el otro, el adversario, sin embargo, aprovecha la oscuridad de la noche y obra por envidia, por hostilidad, para arruinar todo. El adversario tiene un nombre: es el diablo, el opositor de Dios por antonomasia”, dijo el Papa Francisco.

El Santo Padre explicó que el trigo y la cizaña representan a los seres humanos, quienes con sus acciones pueden seguir a Dios o al diablo.

“Siempre es sembrar el mal lo que destruye. Y esto lo hace siempre el diablo o nuestra tentación: cuando caemos en la tentación de chismorrear para destruir a los otros”.

No suprimir a los malvados, sino salvarlos

La intención de los siervos es eliminar el mal, es decir, a las personas malvadas, pero el amo ve más allá y sabe que deben esperar.

“El mal, por supuesto, debe ser rechazado, pero los malvados son personas con las que hay que tener paciencia. No se trata de esa tolerancia hipócrita que esconde ambigüedad, sino de la justicia mitigada por la misericordia. Si Jesús ha venido a buscar a los pecadores más que a los justos, a curar a los enfermos antes que a los sanos (cfr. Mt 9,12-13), también nuestra acción como sus discípulos debe estar dirigida no para suprimir a los malvados, sino para salvarlos. Y ahí, la paciencia”, dijo el Santo Padre”.

“Los criados se preocupan por un campo sin malezas, el amo se preocupa por el buen trigo. El Señor nos invita a asumir su misma mirada, la que mira al buen trigo, que sabe custodiarlo también en las malas hierbas”, agregó.

Por lo tanto, un discípulo de Dios no se pone a la caza de los límites y de los defectos de los otros, “sino más bien sabe reconocer el bien que crece silenciosamente en el campo de la Iglesia y de la historia, cultivándolo hasta la maduración. Y entonces será Dios, y solo Él, quien premie a los buenos y castigue a los malvados”.

El Papa pidió a la Virgen María que ayude al mundo actual a comprender e imitar la paciencia de Dios, que no quiere que ninguno de sus hijos se pierda.

Reitera su llamado a un cese al fuego

En su mensaje posterior al Ángelus, el Santo Padre expresó su cercanía con todas las poblaciones que viven las consecuencias de la pandemia de COVID-19..

“En este tiempo en el que la pandemia no muestra signos de detenerse, deseo asegurar mi cercanía a los que están afrontando la enfermedad y sus consecuencias económicas y sociales. Mi pensamiento va especialmente a esas poblaciones, cuyos sufrimientos se agravan por situaciones de conflicto”, expresó.

Y reiteró su apoyo al llamado del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas quien pide un cese al fuego global e inmediato que permita proveer la asistencia humanitaria necesaria.

“En particular, sigo con preocupación el agudizarse, en los días pasados, de las tensiones armadas en la región del Cáucaso, entre Armenia y Azerbaiyán”, dijo.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

 

Comentarios