La voz del Papa
rmb

Hoy se celebra la Jornada Universal de Oración por Líbano

Únete a las intenciones del Papa Francisco y participa en este día de oración y ayuno por el Líbano, justo un mes después de las explosiones que provocaron la muerte de al menos 190 personas.
El Papa Francisco sostiene una bandera de Líbano en Audiencia General.
El Papa Francisco sostiene una bandera de Líbano en Audiencia General.

Ese viernes 4 de septiembre es la fecha señalada por el Papa Francisco para que el mundo cristiano se una en oración por el Líbano, fecha en que se cumple un mes de la terrible explosión en el puerto de Beirut.

Aquel 4 de agosto, una bodega que contenía más de 2700 toneladas de amonio estalló, provocando la muerte de al menos 190 personas y dejando sin hogar a unos 300 mil habitantes de la capital libanesa.


Leer: El joven que murió en la explosión en Líbano con un crucifijo en la mano

El pasado miércoles, el Papa Francisco anunció la jornada de oración:

Ofrezcamos nuestra oración por todo el Líbano y por Beirut. También estamos cerca con el compromiso concreto de la caridad, como en otras ocasiones similares. Invito también a los hermanos y hermanas de otras confesiones y tradiciones religiosas a asociarse a esta iniciativa de la manera que consideren más apropiada, pero todos juntos”, dijo entonces el Santo Padre”.

Leer: ¿Por qué hay tanto católicos maronitas en Líbano?

También anunció que, para ese día, enviaría a su Secretario de Estado, Pietro Parolin, para manifestar su cercanía con el pueblo libanés.

El Cardenal Parolin celebró anoche una Misa en el Santuario de Harissa. “Los libaneses reconstruirán su país, con la ayuda de amigos y con el espíritu de comprensión, diálogo y coexistencia que siempre los ha distinguido“, dijo en su homilía”.

El Secretario del Estado Vaticano también lamentó que la crisis provocada por la explosión se sumó a la crisis sanitaria del  coronavirus COVID-19 y sus consecuencias sociales.

“Es cierto –dijo- que los libaneses están experimentando momentos de desesperación. Están abrumados, exhaustos y frustrados. Pero no están solos”.

Comentarios