La voz del Papa
rmb

El mensaje del Papa Francisco con motivo del Jubileo de la Tierra 2020

Este 1 de septiembre, la Iglesia Católica celebra la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación; entre sus exhortos, el Santo Padre llamó a la justicia restaurativa.
El Papa Francisco en la celebración de San Francisco de Asís el 4 de octubre de 2019. Foto: L'Osservatore Romano
El Papa Francisco en la celebración de San Francisco de Asís el 4 de octubre de 2019. Foto: L'Osservatore Romano

El Papa Francisco hizo público su mensaje con ocasión de la Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación y el inicio del Jubileo de la Tierra 2020, y en el que recuerda a la comunidad que en la Sagrada Escritura, el jubileo es un tiempo sagrado para recordar, regresar, descansar, reparar y alegrarse.

Puedes leer: El Papa Francisco pide rezar por el respeto de los recursos del planeta


Cada año, desde la publicación de la encíclica Laudato Si’ en 2015, la Iglesia celebra el 1 de septiembre la Jornada Mundial de Oración, fecha que además coincide con el comienzo del “Tiempo de Creación”, un espació para reflexión y la acción en el cuidado de la “casa común” que finaliza el 4 de octubre, en memoria de San Francisco de Asís.

El mensaje del Papa para este año, está dirigido a todos los cristianos y personas de buena voluntad, y en él hace una profunda reflexión sobre la necesidad de tomar acciones decisivas para cuidar la tierra y a las personas que la habitamos, particularmente a los más pobres y vulnerables.

“Me alegra -señaló- que el tema elegido por la familia ecuménica para la celebración del “Tiempo de la Creación 2020” sea “Jubileo de la Tierra”, precisamente en el año en el que se cumple el cincuentenario del Día de la Tierra”.

Recordar, regresar, descansar, reparar y alegrarse

Señaló que el jubileo es un tiempo para recordar la vocación de la tierra, que es la de prosperar como comunidad de amor, en el que debemos recordar que existimos sólo a partir de las relaciones con Dios, con los hermanos y hermanas, como miembros de una familia común, y que el auténtico cuidado de nuestra propia vida y de nuestras relaciones con la naturaleza es inseparable de la fraternidad, la justicia y la fidelidad a los demás”.

Apuntó que también es tiempo para regresar, para volver atrás y arrepentirse, para unir nuevamente nuestros lazos con el Creador, pensando en los demás, especialmente en los más pobres y vulnerables, en los oprimidos y en todos aquellos que están encadenados a las diversas formas de esclavitud moderna, incluida la trata de personas y el trabajo infantil.

Dijo que también es tiempo para descansar, buscando estilos de vida diferentes al actual, que también den descanso a la tierra,  pues la continua demanda de crecimiento y el incesante ciclo de producción y consumo están agotando el medio ambiente. “Los bosques se desvanecen, el suelo se erosiona, los campos desaparecen, los desiertos avanzan, los mares se vuelven ácidos y las tormentas se intensifican: ¡la creación gime!”, señaló.

En cuanto a que el jubileo es tiempo para reparar, el Papa apuntó que hoy es el momento de la justicia restaurativa, y en este sentido hizo un llamado a los países desarrollados a cancelar la deuda con los países más frágiles. Pero apuntó que la reparación no se agota en la realidad económica, pues ésta está unida a la salud del planeta: “Es igualmente necesario reparar la tierra. Restaurar el equilibrio climático es sumamente importante, puesto que estamos en medio de una emergencia”.

Finalmente indicó que el jubileo también es tiempo de alegrarse, y en este sentido explicó: “Sabemos que el grito de la tierra y de los pobres  se ha vuelto aún más fuerte en los últimos años. Pero la otra faceta de esta realidad es que somos testigos de niños, jóvenes, hombres y mujeres, comunidades, organizaciones que se están uniendo para reconstruir nuestra “casa común” y defender a los más vulnerables”.

“Nos alegramos además de que las comunidades de creyentes se estén uniendo para crear un mundo más justo, pacífico y sostenible. Es motivo de especial alegría que el “Tiempo de la Creación” se esté convirtiendo en una iniciativa verdaderamente ecuménica. ¡Sigamos creciendo en la conciencia de que todos vivimos en una ‘casa común’ como miembros de la misma familia!”

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios