La voz del Papa

Papa Francisco: “la Palabra de Dios se siembra con paciencia”

El Papa reflexionó sobre la expresión "Venga a nosotros tu Reino" del Padrenuestro.
Papa Francisco en audiencia general
El Papa Francisco en audiencia general en la Plaza de San Pedro

Al celebrar este miércoles la Audiencia General en la Plaza de San Pedro, en Roma, el Papa Francisco recordó que el Reino de Dios no se establece en el mundo “por la violencia”, sino que “crece y se propaga con paciencia y mansedumbre”, como el grano de mostaza que, a pesar de tener una apariencia humilde, lleva dentro una fuerza capaz de transformar los corazones y el mundo.

Al continuar su reflexión sobre el Padrenuestro, en particular en la expresión: ‘venga a nosotros tu Reino’, el Papa explicó que Jesús, al iniciar su predicación en Galilea, no quiso “empujar a la gente a convertirse sembrando el miedo del juicio inminente de Dios o el sentimiento de culpa por el mal cometido, sino al contrario, “trae la Buena Noticia de la salvación”.

Te puede interesar: ¿Los católicos deben intervenir en política? Esto opina el Papa

Jesús –continuó el Papa- ya desde el comienzo de su misión, anunciaba la llegada del Reino, y animaba a la gente a convertirse para acoger en sus vidas la Buena Noticia de la salvación. “Cuando en un mundo tan marcado por el pecado y el sufrimiento rezamos con la expresión ‘venga a nosotros tu Reino’, le pedimos a Dios que no se aleje de nosotros, que lo necesitamos”.

“Es como decir: te necesitamos, Jesús; necesitamos que en todas partes y para siempre tú seas Señor entre nosotros”

Por ello, el Pontífice exhortó a sembrar la Palabra de Dios en medio “de nuestros pecados y fracasos”, a regalársela a las personas “que han sido derrotadas y doblegadas por la vida, a las que han probado más el odio que el amor, a las que han vivido días inútiles sin entender nunca por qué”.

“Donémosla –concluyó– a los que han luchado por la justicia, a todos los mártires de la historia, a los que han llegado a la conclusión de que han luchado por nada y que el mal domina en este mundo. Sentiremos responder entonces la oración del “Padrenuestro”.