3 lecciones de fe de la Virgen María, según el Papa Francisco

Durante su viaje a Eslovaquia, el Papa Francisco dio tres ejemplos para aprender a tener fe como la Madre de Jesús.
El Papa Francisco regala una rosa de oro a la Patrona de Eslovaquia. Foto: Vatican Media.
El Papa Francisco regala una rosa de oro a la Patrona de Eslovaquia. Foto: Vatican Media.

El Papa Francisco celebró la Santa Misa en el Santuario Nacional de Šaštin, en el marco de su Visita Apostólica a Eslovaquia. Ahí, a los pies de la Virgen de los Siete Dolores, señaló a Nuestra Señora como ejemplo de fe para todos los cristianos.

Leer: El Papa se despide de Eslovaquia: “Los llevo en mi corazón”

“María es el camino que nos introduce en el Corazón de Cristo, que ha dado la vida por amor a nosotros”.


En su homilía, el Santo Padre explicó que podemos mirar a María como modelo de la fe, siguiendo estas características: 

1. Una fe que se pone en camino

“La joven de Nazaret, apenas recibido el anuncio del Ángel, «se fue rápidamente a la región montañosa» (Lc 1,39) para ir a visitar y ayudar a Isabel, su prima. No consideró un privilegio el haber sido llamada a convertirse en Madre del Salvador (…) Al contrario, vivió el don recibido como una misión a cumplir, sintió la exigencia de abrir la puerta y salir de su casa, dio vida y cuerpo a la impaciencia con la que Dios quiere alcanzar a todos los hombres para salvarlos con su amor”.

Así como hizo la Virgen, el Papa hace un llamado a la Iglesia a seguir siempre en camino: “¡No se detengan! Y quisiera agregar algo más. Dije: “no se detengan”, porque cuando la Iglesia se detiene, se enferma; cuando los obispos se detienen, enferman a la Iglesia; cuando los sacerdotes se detienen, enferman al pueblo de Dios”.

Leer: No teman amar para toda la vida, y otros consejos del Papa a los jóvenes

2. Una fe profética

“Con su misma vida, la joven de Nazaret es profecía de la obra de Dios en la historia, de su obrar misericordioso que invierte la lógica del mundo, elevando a los humildes y dispersando a los soberbios (…) La profecía de Israel culmina en María, porque Ella lleva en el seno a Jesús, la Palabra de Dios hecha carne. Él realiza plena y definitivamente el designio de Dios”.

El Papa también nos invita a todos a ser profetas de la belleza del Evangelio: “Cristianos que saben mostrar con su vida la belleza del Evangelio, que son tejedores de diálogo allí donde las posiciones se endurecen, que hacen resplandecer la vida fraterna allí donde a menudo en la sociedad hay división y hostilidad”.

3. Madre de la compasión

“María Dolorosa simplemente permanece al pie de la cruz. Está al pie de la cruz. No escapa, no intenta salvarse a sí misma, no usa artificios humanos y anestésicos espirituales para huir del dolor. Esta es la prueba de la compasión: permanecer al pie de la cruz, con el rostro surcado por las lágrimas, pero con la fe de quien sabe que en su Hijo Dios transforma el dolor y vence la muerte”.

El Santo Padre nos pide seguir el ejemplo de compasión de la Virgen Madre Dolorosa:

“Nos abrimos a una fe que se hace compasión, que se hace comunión de vida con el que está herido, el que sufre y el que está obligado a cargar cruces pesadas sobre sus hombros. Una fe que no se queda en lo abstracto, sino que penetra en la carne y nos hace solidarios con quien pasa necesidad. Esta fe, con el estilo de Dios, humildemente y sin clamores, alivia el dolor del mundo y riega los surcos de la historia con la salvación.

Comentarios