3 consejos del Papa para amar a Dios con el corazón de un niño

Algunos consejos del Papa para acercarnos a Dios con la inocencia y sencillez de los niños.
La mano del Papa Francisco durante una audiencia general. Foto: Vatican Media
La mano del Papa Francisco durante una audiencia general. Foto: Vatican Media

El Papa Francisco ha asegurado que Dios no tiene dificultad para hacerse entender por los niños, y los niños no tienen problemas para comprender a Dios.

“No por casualidad en el Evangelio hay algunas palabras muy bellas y fuertes de Jesús sobre los “pequeños”. Este término “pequeños” indica a todas las personas que dependen de la ayuda de los demás, y en particular, a los niños”, dijo el Papa Francisco en 2015.

Leer: Así podemos explicar a los niños cómo es Dios


Por eso, te ofrecemos algunos consejos del Papa Francisco para amar y acercarnos a Dios con la inocencia y sencillez que lo hacen los niños.

1. Hablarle a nuestro Padre con la confianza de un niño

En su catequesis del 16 de enero de 2019, el Papa Francisco reflexionó sobre la palabra: Abba, Padre, contenida en el Padre Nuestro. Y la importancia de acercarnos a Dios con la confianza de un niño.

La mano del Papa Francisco se acerca a una pequeña en la Audiencia General. Foto: L'Osservatore Romano

La mano del Papa Francisco se acerca a una pequeña en la Audiencia General. Foto: L’Osservatore Romano

“Nosotros seguimos diciendo “Padre nuestro”, pero con el corazón estamos invitados a decir “Papá”, a tener una relación con Dios como la de un niño con su papá, que lo llama “papá”. De hecho, estas expresiones evocan afecto, calidez, algo que nos proyecta en el contexto de la infancia: la imagen de un niño completamente envuelta en el abrazo de un padre que siente una infinita ternura por él”, dijo.

El Papa Francisco aseguró que para rezar bien hay que tener un corazón de niño. No podemos tener un corazón autosuficiente, debemos ser como niños que buscan los brazos de su padre. “Para un cristiano, rezar es simplemente decir “Abba”, decir “papá”, decir “Padre”, pero con la confianza de un niño”.

2. Ser libres delante de nuestro Padre

En la Audiencia General del 28 de noviembre de 2018, un niño con autismo logró acceder hasta donde se encontraba el Papa Francisco en el Aula Pablo VI. El pequeño de 7 años se paró al lado del Guardia Suiza, le agarró la vestimenta y, a modo de juego, comenzó a dar giros alrededor.

“Este chico no puede hablar, es mudo. Pero sabe comunicar, sabe expresarse y tiene una cosa que me hizo pensar: es libre, ¡indisciplinadamente libre! Pero es libre, y me hizo pensar a mí, ¿yo soy también así libre ante Dios? Cuando Jesús dice que tenemos que hacernos como niños, nos dice que tenemos que tener la libertad que tiene un niño delante de su padre”, dijo el Papa.

3. Recordar que necesitamos ayuda, amor y perdón

En la Audiencia General del 18 de marzo de 2015, el Papa aseguró que los niños son en sí mismos una riqueza para la humanidad y la Iglesia, porque nos llaman constantemente a la condición necesaria para entrar en el Reino de Dios: aquella de no considerarnos autosuficientes sino necesitados de ayuda, de amor, de perdón.

Papa Francisco bautiza a 32 niños en la Capilla Sixtina. Foto: Cortesía LOR

El Papa Francisco. Foto: Cortesía LOR

“Los niños nos recuerdan otra cosa bella; nos recuerdan que somos siempre hijos. Incluso si uno se convierte en adulto o anciano, aún si se convierte en padre, si se ocupa un lugar de responsabilidad, por debajo de todo esto permanece la identidad de hijo. Todos somos hijos”, dijo el Santo Padre.

De acuerdo con el Papa, este es el mensaje principal que los niños nos dan con su sola presencia. “Solamente con la presencia nos recuerdan que todos nosotros y cada uno de nosotros somos hijos”.

 

¿Ya conoces nuestra nueva revista digital y la biblioteca de Desde la fe? ¡Suscríbete en este enlace!