La voz del Papa

¿Por qué Jesús se dirigía a Dios Padre como Abbá?

El Papa nos invita a rezarle al Padre en la desolación, porque la oración consuela.
Audiencia General, 17 De Abril 2019 © Zenit/María Langarica
Audiencia General, 17 De Abril 2019 © Zenit/María Langarica

Durante la Audiencia General del Miércoles Santo, el Papa Francisco se dedicó a explicar las palabras que Jesús dirige al Padre durante el momento de su Pasión, entre ellas “Abbá”, que significa papá.

Tras la Última Cena, Jesús entra al huerto de Getsemaní,  y sabe que va a ser crucificado, por lo que se siente solo y angustiado.

“En medio de esa desolación, dirige al Padre la palabra más tierna y dulce: “Abbá”. En la prueba, Jesús nos enseña a abrazar al Padre, porque en la oración a Él está la fuerza de avanzar en el dolor. En el cansancio, la oración es alivio, confianza, consuelo”, asegura el Papa Francisco.

Lee: El sacerdote héroe que salvó al Santísimo del incendio en Notre Dame

El Santo Padre ha puesto a Jesús como ejemplo de hijo que nunca está solo porque siempre recurre al Padre, incluso en las situaciones de mayor desolación. Nosotros, sin embargo, ante las dificultades preferimos muchas veces la soledad, antes que decir ‘Padre’ y confiar en Él.

“El problema más grande no es el dolor, sino cómo se afronta. La soledad no ofrece vía de salida, la oración sí, porque es relación, confianza. (…) Cuando entremos en nuestro Getsemaní, acordémonos de rezar así: “Abbá”: ‘Padre’”, dijo el Pontífice.

Gracias a quienes intentaron salvar Notre Dame

Al finalizar la catequesis, el Papa Francisco dedicó unos minutos para hablar sobre el incendio en la Catedral de Notre Dame y expresó su afecto a la comunidad diocesana de París y a todo el pueblo francés.

“Queridos hermanos y hermanas, me quedé triste y me siento muy cerca de todos ustedes. A quienes se han prodigado, incluso arriesgándose personalmente para salvar la Basílica, está dirigida la gratitud de toda la Iglesia. Que la Virgen María los bendiga y apoye el trabajo de reconstrucción: que pueda ser una obra coral, para alabanza y gloria de Dios”.

Con información de Zenit y Vatican News