La voz del Papa

3 claves del Papa Francisco para guiar como auténticos Pastores

El Papa Francisco animó a los Pastores a llevar paz y unidad donde hay división y conflicto.
El Papa Francisco. Foto: Archivo

Oración, cercanía y sinodalidad: tres claves para guiar al Pueblo de Dios como auténticos Pastores, sabiendo que la esperanza depositada en Cristo nunca defrauda, incluso en las noches más oscuras del mundo”, dijo el Papa Francisco.

Leer: El Buen Pastor

Durante una reunión con miembros de la Iglesia greco-católica de Ucrania, el Papa Francisco animó a los Pastores a llevar paz y unidad donde hay división y conflicto.

Para lograr esto, es necesario ser auténticos Pastores del Pueblo Santo de Dios, para lo cual recomendó estos 3 puntos.

1. Oración

De acuerdo con el Santo Padre, la oración y el énfasis en la vida espiritual es la primera ocupación, y ninguna otra va delante de ella.

Leer: ¿Qué hizo Jesús para acreditarse como buen pastor?

2. Cercanía

“La cercanía de los Pastores a los fieles es un canal que se construye día a día y que trae el agua viva de la esperanza. Se construye así, encuentro tras encuentro, con los sacerdotes que conocen y toman en serio las preocupaciones de la gente, y los fieles que, a través de los cuidados que reciben, asimilan el anuncio del Evangelio que los Pastores transmiten”, dijo el Pontífice.

3. Sinodalidad

Y en cuanto a la sinodalidad, el Santo Padre subrayó tres aspectos: en primer lugar, escuchar: “escuchar las experiencias y sugerencias de nuestros hermanos obispos y sacerdotes, una capacidad que cobra más importancia a medida que se asciende en la jerarquía”.

En segundo lugar: la corresponsabilidad. “No podemos ser indiferentes a los errores o al descuido de los demás sin intervenir de manera fraterna pero convencida: nuestros hermanos necesitan nuestros pensamientos, nuestro aliento, así como nuestras correcciones, porque, precisamente, estamos llamados a caminar juntos”, añadió el Papa.

Finalmente, el tercer aspecto, la participación de los laicos: “como miembros de pleno derecho de la Iglesia, ellos también están llamados a expresarse, a hacer sugerencias. Participantes en la vida de la Iglesia, no sólo son bienvenidos, sino también escuchados”.

Con información de Vatican News