Iglesia en México

Voluntarios de la Megamisión contagian de alegría el Centro Histórico

Cientos de católicos participaron en un rally que partió de la Catedral de México y concluyó en el Monumento a la Revolución.
El rally de la Megamisión se llevó a cabo en el Centro Histórico de la Ciudad México. Foto: Ricardo Sánchez
El rally de la Megamisión se llevó a cabo en el Centro Histórico de la Ciudad México. Foto: Ricardo Sánchez

En medio de miles de personas que este domingo se dieron cita en el Zócalo de la Ciudad de México con motivo del “Desfile Internacional del Día de Muertos”, cientos de católicos se hicieron notar con su participación en un rally por las calles del Centro Histórico, contagiando de alegría a todo aquel que cruzaba por su camino.

Hombres y mujeres –niños, jóvenes, adultos y adultos mayores– partieron de la Catedral de México para recorrer diez templos que sirvieron de estaciones, y en las que les eran asignadas diferentes tareas relacionadas con los cinco ambientes en los que se centró la Megamisión CDMX: pobreza, ecología, enfermos, discapacitados y presos.

Leer: “La Arquidiócesis debe ser Iglesia en salida”: Cardenal Carlos Aguiar

El objetivo del rally fue hacer conciencia en los participantes de algunas realidades que se viven en esta zona, así como dar testimonio cristiano entre los comerciantes, paseantes y turistas. Por ello, los voluntarios realizaron actividades como ayudar a las personas a cruzar la calle, a cargarles sus bolsas o bultos u orientarlas en su ruta de destino.

En algunos momentos también bailaron e inventaron porras, y se acercaron a las personas para preguntarles si tenían algún familiar enfermo a fin de orar por su salud. También recogieron la basura que encontraron en su camino y dieron abrazos a nombre de presos, entre muchas otras actividades.

Cientos de voluntarios afuera de la Catedral Metropolitana. Foto: Miguel Ávila

Cientos de voluntarios afuera de la Catedral Metropolitana. Foto: Miguel Ávila

El rally concluyó con un festival en el Monumento a la Revolución, donde los asistentes, a pesar de la lluvia, cantaron alabanzas y bailaron al rito de la música de los Payasos Eucarísticos y de solistas y grupos católicos.