Iglesia en México

Urge intervenir la Catedral Metropolitana: P. Valenzuela

Los daños se incrementaron tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.
Fachada Catedral Metropolitana. Foto Ricardo Sánchez
Fachada Catedral Metropolitana. Foto Ricardo Sánchez

Lento y silencioso, pero constante, ha sido el avance en el deterioro que por décadas han registrado los muros de la Catedral Metropolitana de México, mismo que se incrementó tras el sismo de septiembre de 2017, que puso de manifiesto la falta de un mantenimiento adecuado con el que se pudo haber evitado las  fracturas que hoy registra, explica el rector del templo, padre Ricardo Valenzuela.

El también Deán del Cabildo Metropolitano detalló que entre los daños que dejó el movimiento telúrico del 19-S, uno urgente de reparación es el de la torre poniente de la Catedral, ya que el arco se abrió de tal modo que se desplomó la piedra angular –la cual soporta todo el peso de la estructura–, “y un sismo de la magnitud del anterior podría derribarla y ocasionar la pérdida de vidas humanas”, consideró el rector.

El padre Ricardo Valenzuela asegura que, si bien el recinto es propiedad del Gobierno Federal, su conservación no es sólo responsabilidad del ente estatal, sino que ésta debe ser compartida también por las autoridades eclesiásticas y por la propia comunidad, ya que la Catedral Metropolitana tiene valor histórico para todos.

“Es preciso que los permisos para intervenir algún espacio de la Catedral dejen de ser un tema burocrático, y emprender los trabajos inmediatamente, a través de una estrategia que vaya de la mano de la sociedad, con mecanismos para un buen empleo de los recursos; pues, siendo un inmueble tan emblemático para todos los mexicanos, ¡todos debemos rescatarla!”, expresó el Deán.

Leer: Un viaje al interior de la Catedral Metropolitana de México

Algunos de los daños urgentes

  • El rector de la Catedral, el padre Ricardo Valenzuela, detalla algunos de los deterioros del recinto que aún están pendientes de restauración.
  • El sismo del 19-S hizo caer de la Torre Oriente la cruz que se elevaba a manera de remate, y derribó la “piedra en cuña” de la otra torre. Ante los riesgos que implican las fracturas en ambas torres, un particular donó dinero; sin embargo, el padre considera que no hubo los mecanismos de vigilancia adecuados para un óptimo empleo de recursos. “Se colocaron estructuras verticales  a manera de soporte que aún permanecen”.
Torre de la Catedral Metropolitana. Foto: Vladimir Alcántara

Torre de la Catedral Metropolitana. Foto: Vladimir Alcántara

  • En las fisuras han entrado semillas de plantas parásitas, cuyas raíces han formado grietas que ocasionan constantes desprendimientos de piedras  y que permiten el paso del agua hacia el interior. Los brotes de follaje  pueden evitarse mediante un mantenimiento adecuado.
  • El movimiento telúrico ocasionó diversas fracturas que hasta hoy sólo permanecen cubiertas con 10 grandes lonas . Asimismo, se agudizó una grieta que corría desde la cúpula hacia la Torre del Reloj . En esta torre se desplomó la estatua de ‘La Esperanza’, lo que provocó un desajuste estructural que hizo que se tuvieran que retirar también las estatuas alegóricas de ‘La Fe’ y ‘La Caridad’.
Techo de la Catedral Metropolitana. Foto: Vladimir Alcántara

Techo de la Catedral Metropolitana. Foto: Vladimir Alcántara

  • Cabe señalar que desde entonces tampoco se ha podido colocar la bandera monumental de México, porque no se puede usar el asta , la cual antes era característica de la fachada de Catedral.
  • En tiempos de lluvia, las goteras y los chorros de agua que penetran la estructura han humedecido los arcos y dañado el recubrimiento. Cabe señalar que bajo la cúpula se ha tenido que colocar una malla para contener los fragmentos de piedra que llegan a caer.