SISMO: los daños en su iglesia no lo detuvieron; salió a ayudar a sus fieles

Párroco de una las comunidades más afectadas por el sismo del 19 de septiembre recorrió su pueblo ayudando a las personas damnificadas.
Parroquia de Santiago Apóstol en Coalcomán, Michoacán
Parroquia de Santiago Apóstol y casas dañadas en Coalcomán, Michoacán, donde se registró el epicentro del sismo del 19 de septiembre.

Luego de la fuerte sacudida que dejó el sismo de 7.7 grados en el municipio de Coalcomán, Michoacán, el padre Jorge Luis Martínez Chávez decidió iniciar un recorrido a pie por todas las calles de la comunidad para ver los efectos ocasionados por el temblor, y ofrecer sus servicios.

Cuenta a Desde la fe que, recién había concluido con una revisión general de las afectaciones que sufrió la parroquia de Santiago Apóstol -una de las más afectadas en todo el país, pues en ese municipio tuvo lugar el epicentro-, el sacerdote se dijo “el templo es fuerte”, y sin más se encaminó a visitar a los feligreses para verificar que estuvieran bien o si alguno de ellos requería de sus apoyos espirituales o humanitarios.

Te puede interesar: Sismos cada 19 de septiembre, ¿castigo de Dios para los mexicanos?

“Me dije: ‘el templo es fuerte, entonces voy a ver si hay alguna persona que necesite mis auxilios como sacerdote y mis auxilios como humano’. Yo sabía que estaba bien, pero no sabía si la gente estaba bien y fui al primer cuadro caminando para revisar todo, y una vez que terminé de revisar todo, tomé fotografías y pregunté a la gente si estaba bien”, recuerda el párroco.

Preocupado y a la vez impactado por los daños que observaba a su paso, el padre Martínez Chávez terminó con su visita agradeciendo a Dios que ninguno de los pobladores se encontraba lesionado y que tampoco se habían presentado pérdidas de vida humanas.

El papel de los sacerdotes es estar con sus fieles

A preguntarle sobre los motivos que lo llevaron a realizar esta acción, el padre subrayó que el mandato del Evangelio es muy claro, y en todo momento el papel de los sacerdotes es estar con sus fieles para apoyarles.

“Un sacerdote es un pastor, y el pastor siempre tiene que estar con las ovejas, porque si el pastor no está con las ovejas ha perdido su esencia, entonces es un mal pastor, incluso, puede ser lobo con una zalea. El Evangelio es muy claro, un pastor debe estar donde están los ovejas”, indicó.

Martínez Chávez calificó como una coincidencia el hecho de que en la misma fecha, 19 de septiembre, se hayan presentado tres fuetes sismos en México, sin embargo, sostuvo que que en estos acontecimientos se debe ver qué es lo que Dios nos quiere decir

“Creo que las personas deben tener lo ojos bien abiertos y estar con sus oídos bien abiertos para entender y escuchar la voluntad de Dios”, indicó.

Te puede interesar: La Virgen de Guadalupe la rescató en el terremoto de 1985

Pese a las afectaciones no habría demolición

El párroco informó que luego de las revisiones y análisis realizados a la parroquia de Santiago Apóstol por los peritos de Secretaría de Seguridad Pública Estatal, se estima que los daños no son tan graves, por lo que no hay riesgo de que haya que demoler la iglesia.

“El templo tiene fisuras, tiene grietas inclusive de manera transversal, de manera horizontal y de manera vertrical. Al parecer no es muy grave a tal grado de pensar en una demolición, todavía van a entregar resultados pero al parecer no, todavía no hay ese riesgo”, dijo.

Informó que si bien por el momento el templo está abierto, está acordonado y se le pide a la gente que no entre.

“Como sacerdote creo que no puedo cerrarles el templo porque es el lugar del encuentro con Dios, no quiero que la gente se sienta como rechazada o si es su lugar de refugio o de salvación que no sientan que se les cierra el lugar de encuentro con Dios”.

Te puede interesar: Sismo: si la imagen de san Jerónimo no se hubiera caído, ella estaría muerta

La celebraciones eucarísticas se mantendrán

Martínez Chávez reitero que se le pidió que se cerrara el templo para evitar -debido a las réplicas- que alguien resultara herido por si durante ese probable evento se presentara alguna afectación mayor en la estructura de la iglesia.

El párroco señaló que este hecho no evitará que se sigan realizando las celebraciones eucarísticas y por el momento las mismas se llevarán a cabo en el salón de la Casa Pastoral, en donde ayer por la tarde se llevó a cabo la primera de ellas.

“Lo primero es no suspender la Eucaristía, entonces mis servicios constantes para la gente y la celebración eucarística no se va a suspender; de hecho ayer se llamó aquí en el templo, pero se les estuvo mandando a la casa.

“Entonces lo primero es que, aunque en el templo no se pueda celebrar por mandato oficial, la celebración se realizará y se acompañará a la gente, sobre todo en estos casos cuando la gente necesita platicar con alguien, por supuesto que platicarán con sus vecinos, con sus familiares, pero mucha gente acude al sacerdote, entonces aquí estoy”, concluyó.

Te puede interesar: 19-S: Dios nos tomó entre sus manos y nos puso encima de los escombros

Compartir