Iglesia en México

Obispos deben asumir errores pasados y proteger a los menores

Mons. Rogelio Cabrera, presidente de la CEM, llamó a todos los obispos a seguir los protocolos de atención establecidos.
Foto: Mons. Rogelio Cabrera en el Congreso Latinoamericano sobre la prevención del abuso de menores. Foto: María Langarica.

Monseñor Rogelio Cabrera, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) y presidente del consejo económico del Consejo Episcopal Latinoamericano (CELAM), hizo un llamado a todos los obispos latinoamericanos para que asuman y reconozcan los errores del pasado con el propósito de prevenir abusos sexuales. 

Durante su participación en el Congreso Latinoamericano sobre la Prevención del Abuso de Menores, que se realiza en la Universidad Pontifica de México, Cabrera López destacó la importancia de revisar el pasado para corregir los errores -pues, dijo-  en general la opción por la que se optó para responder a estos casos llegó a ser “cambiar de ciudad al delincuente, y lo que se hizo fue diseminar el problema y no se afrontó”.

Leer: La Universidad Pontificia inicia Congreso para prevenir los abusos

“Todos los obispos que tenemos en el cargo más de 10 años hemos cometido muchos errores con respecto a este tema de los abusos, pues no actuamos como se debía, ya sea por ignorancia o por proteger a la institución. Lo que ahora nos queda claro, es que tenemos la responsabilidad de conocer y aplicar la legislación civil y canónica, y por otro lado, acercarnos a las víctimas “, detalló en su ponencia titulada “La prevención del abuso: una prioridad para el CELAM”.

Proceso de renovación del CELAM

El Arzobispo de Monterrey dijo que el CELAM está llevando a cabo diferentes medidas para la protección de menores y la prevención de abusos. La primera es la  rendición de cuentas, que es el primer paso para prevenir cualquier tipo de abuso, además de que representa un acto de humildad que los clérigos deben de hacer.

“Los sacerdotes se han desarrollado en un ambiente donde cada quien hace lo que puede y lo que quiere; sin embargo, esta rendición de cuentas, tanto económica como pastoral, es una petición del Papa Francisco con el propósito de estar atentos a la santidad de nuestros clérigos,  para que, en dado caso, rindan cuentas ante la autoridad civil y eclesiástica con el propósito de reparar el daño personal e institucional”, detalló.

Aclaró que, en caso de presentarse un abuso, la Iglesia ha definido  los protocolos a seguir en casos de abuso sexual, por lo tanto, se debe de actuar de manera inmediata, pues “no podemos seguir negligentes ante estos casos”.

Monseñor Rogelio Cabrera. Foto: María Langarica

Monseñor Rogelio Cabrera. Foto: María Langarica

Como segunda medida, señaló monseñor Cabrera, la Iglesia tienen la responsabilidad de reparar el daño, a través de la atención profesional y acompañamiento a la víctima.

El tercer punto, indicó, es el compromiso de informar a la comunidad sobre estos casos, respetando los derechos constitucionales y canónicos del secreto pontificio.

Mencionó que estas medidas del CELAM en cuanto a la protección de menores y prevención de abusos sexuales, van a ser aprobadas en una reunión de este organismo, que se llevará a cabo del 18 al 21 de noviembre.