Cardenal Norberto Rivera no promociona productos "milagro": fraude utiliza su voz generada por IA

Leer más

Niños y jóvenes misioneros se reunirán en la Ciudad de México

Con motivo del Domingo Mundial de la Infancia y la Adolescencia Misionera, tres jóvenes hablan sobre su amor por misionar.

13 febrero, 2019
Creatividad de Publicidad

La Arquidiócesis Primada de México llevará a cabo el próximo 17 de febrero su festival anual con motivo del Domingo Mundial de la Infancia y la Adolescencia Misionera (DOMINF). Entre los casi 2,000 asistentes que se esperan en el evento estarán presentes tres jóvenes, Luis Ángel, Misael y Rocío, quienes nos comparten sus razones por las que aman la misión, un modo de vida que se centra en llevar a Cristo a las comunidades más alejadas en cualquier región del mundo.

Luis Ángel tiene 32 años, la tercera parte de ellos dedicado a ser misionero. La experiencia más significativa que él recuerda ocurrió en una comunidad X’oyep de habla tsotsil, en Chiapas. “Esa vez, nos despedíamos ya de ahí –señala–, cuando el hombre mayor de edad, don Agustín, nos dirigió unas palabras en su lengua, que alguien más nos tradujo: ‘Nos habían dicho que vendrían unos jóvenes misioneros; yo me sentía como la Virgen María antes de que viniera Cristo; ahora que ya los conocimos, son nuestros hijos y los amamos’”.

Por su parte, Misael, de 14 años, asistió al festival del año pasado y se enamoró inmediatamente de la misión. “Tomé la decisión de ser seminarista. Luis Ángel me estuvo ayudando a buscar seminarios; di mis datos, pero pasaban los meses y no me hablaban. Se me hacía eterna la espera. Por fin me llamaron del Seminario de los Misioneros de Guadalupe. Ahora sueño con llevar a Cristo a lugares recónditos, a Asia o África si es necesario”.



Rocío tiene 22 años. Cuenta que, como misionera, ha podido llegar a varias personas, pero el mayor logro lo ha visto reflejado en su familia: “Mi papá era alcohólico y drogadicto –señala–; mis hermanos rebeldes. Cuando comencé a irme de misión empezó un cambio: cada vez que me iba, mi papá rezaba por mí y dejaba de tomar, y poco a poco todos se fueron acercando a la Iglesia. ¡Hoy mi familia es otra!”.

Te puede interesar: Rectoría de Cristo Rey, la Iglesia misionera en Iztapalapa





Autor

Editor de la revista Desde la fe/ Es periodista católico/ Egresado de la carrera de Comunicación y Periodismo de la Facultad de Estudios Superiores Aragón. 

Tik Tok

Tik Tok
Tik Tok

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal