Iglesia en México

Cardenales y Obispos reconocen el trabajo de los Misioneros del Espíritu Santo

En entrevista, Cardenales y Obispos nos hablan de la importancia de Concepción Cabrera y los Misioneros del Espíritu Santo.
Concepción Cabrera, fundadora de una gran obra. Foto: Alejandro García
Concepción Cabrera, fundadora de una gran obra. Foto: Alejandro García

Cardenales, Arzobispos y Obispos de varias partes de Europa y América, celebraron seis misas en San José del Altillo, como parte de los festejos por la beatificación de Concepción Cabrera de Armida, e hicieron un público reconocimiento por el ministerio a las Obras de la Cruz, y en particular a los Misioneros del Espíritu Santo, al tiempo que dieron aliento a la Iglesia mexicana por su rica historia en materia de santidad.

Leer: ‘Beata Concepción Cabrera, ruega por nosotros’

El Cardenal Angelo Beccui, quien a nombre del Papa Francisco presidió la ceremonia de beatificación, entrevistado por Desde la fe, recordó que están relacionadas con la beatificación de Concepción Cabrera 9 causas más: “son muchas aunque cada una se resolverá en su momento, en el momento de Dios. En Roma hay mucha alegría por la beatificación de Conchita. El Diario vaticano lo ha destacado.”

Leer: 9 posibles santos relacionados con Concepción Cabrera

Monseñor Rogelio Cabrera, Presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano, entrevistado, dijo que “en todas las ciudades y pueblos de México hay y han habido mucha gente santa; ojalá y nos animemos a proponer a Roma otras causas que tenemos pendientes.”

Habló de algunos Procesos históricos de santidad: “Vasco de Quiroga, Juan Bautista Moya que fue el gran misionero de la tierra caliente en Michoacán, hay documentación; a veces no se puede avanzar rápidamente porque falta que la comunidad solicite milagros por la intercesión de estos candidatos.” Finalmente, dijo que Concepción Cabrera tiene gran importancia, aun para personas no creyentes, pues fue una buena esposa, una buena madre siempre es ejemplo universal, y sobre todo cuando pone todos los valores humanos y espirituales; será ejemplo para todo ser humano.”

El Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, en su homilía, habló de la necesidad de volver a la raíz de la evangelización, y afirmó que el discípulo de Jesús acepta sin condiciones la voluntad de Dios por encima de los intereses propios; señaló que en la vida de Concepción Cabrera se puede descubrir que “llegó a anciana con la madurez y la frescura en el corazón para amar.”

El Arzobispo de San Antonio, Texas, Gustavo García Siller, quien es uno de los cinco Misioneros del Espíritu Santo que tiene la Iglesia, dijo que en esta ciudad, “esta Congregación tiene dos casas de Misioneros del espíritu Santo y también hay casas de las Hijas del Espíritu Santo, y del Apostolado de la Cruz. “Concepción Cabrera es ejemplo de una mujer, madre, esposa, abuela viuda; fue una mujer edificante que supo enfrentar los retos de la vida y vivir el dolor con amor y llevar a muchas personas a Dios”.

Monseñor Raúl Chau, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Lima, en Perú, señaló que acudió a la beatificación de Conchita al frente de una delegación: “En Lima, el Apostolado de la Cruz está muy presente y durante 50 años, hasta 1991, los Misioneros del Espíritu Santo dirigieron nuestro Seminario Conciliar de Santo Toribio Torobejo. Gracias a ellos por la dedicación y sabiduría con que supieron guiarnos para ser sacerdotes del Señor.”

Finalmente, Monseñor Ismael Sierra, Arzobispo de Bucaramanga, en Colombia, donde también hay Misioneros del Espíritu Santo, dijo estar “Feliz de poder compartir esta bellísima experiencia espiritual de la beatificación de Conchita Cabrera, una mujer insigne, extraordinaria, laica, comprometida misionera un ejemplo para la Iglesia y especialmente para la familia. Aprendemos de ella tantas lecciones espirituales”.

A la celebración también asistió Monseñor Roberto Sipols, de la Arquidiócesis de Venezuela, quien, ante la tumba de Conchita Cabrera, dedicó una oración especial por el pueblo venezolano.

En todas las misas celebradas en El Altillo, acudieron fieles que apenas cupieron en el atrio, y se contaron 6 camiones con peregrinos en las afueras de este templo.

Puedes leer: Júbilo potosino por la beatificación de Conchita Armida