Iglesia en México

Conoce dos tradicionales barrios dedicados a la Candelaria en CDMX

En la ciudad hay varios lugares que hacen referencia a la Candelaria, entre ellos dos tradicionales barrios.
La parroquia en el barrio de la Candelaria de los Patos. Foto: Alejandro García
La parroquia en el barrio de la Candelaria de los Patos. Foto: Alejandro García

Dentro de la Arquidiócesis de México existen dos barrios que comparten el nombre de La Candelaria, pero no sólo eso, ambos tienen una rica historia y son asentamientos que ya existían antes de la Conquista. 

Candelaria de los Patos 

Aunque hoy está ubicado en el Centro de la Ciudad de México, en tiempos de la Conquista, el barrio de  Macuitlapilco estaba en las afueras de la ciudad. Era una zona abundante en agua y un sitio al que acudían bandadas de patos salvajes durante varios meses del año, por lo que pronto recibió el epíteto ‘de los Patos’. 

Interior de la parroquia ubicada en el barrio de la Candelaria de los patos. Foto: Alejandro García

Interior de la parroquia ubicada en el barrio de la Candelaria de los patos. Foto: Alejandro García

En su libro La Ciudad de México, el cronista José María Marroquí da fe de la construcción de una pequeña capilla dedicada a la advocación de la Purificación de la Virgen María, “llamada de la Candelaria”. En 1720 fue reemplazada por la iglesia que aún se mantiene en pie. 

Por estas razones, el tradicional barrio tomó el nombre de La Candelaria de los Patos. A unos metros se encuentra San Jeronimito, famosa por ser la iglesia que durante muchos años atendió el padre Chinchachoma. De los edificios originales del tradicional barrio sólo quedan ambas iglesias; a mediados del siglo XX se construyeron ahí edificios habitacionales.  

Candelaria, Coyoacán 

Este es uno de los barrios más antiguos y que mejor conservan las tradiciones originarias de la alcaldía de Coyoacán. 

El barrio de la Candelaria en Coyoacán.

El barrio de la Candelaria en Coyoacán.

La Parroquia de la Purificación de Nuestra Señora de la Candelaria en este lugar data del siglo XVI y, aunque con el tiempo se han hecho diversas modificaciones y adecuaciones, aún conserva parte de la edificación original. 

Como sucede en la Candelaria de los Patos, en este pueblo también se conserva la costumbre de llevar a bendecir las imágenes del Niño Dios cada 2 de febrero. 

Comentarios