Iglesia en México

Ayuda a la Iglesia Necesitada celebra la ‘Noche de los testigos’

Por segundo año, la fundación celebró esta vigilia de oración y testimonios.

Con una Misa, la adoración al Santísimo y tres testimonios, la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada celebró este martes 12 de febrero la Noche de los testigos, una jornada de vigilia y oración para recordar que millones de cristianos en el mundo siguen siendo perseguidos a causa de su fe.

Foto: Alejandro García

Foto: Alejandro García

Como testigos, participaron el Arzobispo de Alepo, Siria, Antoine Chahda; el sacerdote nigeriano Kenneth Chukwuka Iloabuchi; y el Obispo de Granada, Nicaragua, Jorge Solórzano Pérez, provenientes de países en donde la persecución religiosa está latente.

“En estos últimos años hemos visto muchos mártires, muchos cristianos que han perdido la vida, y que hoy y mañana algunos van a morir. Es una situación lamentable, porque la mayoría de la gente no sabe lo que estamos viviendo”.

Foto: Alejandro García

Foto: Alejandro García

“Con Dios nada es imposible (…) Es verdad que ahora mismo estamos viendo por todo el mundo cosas terribles, pero estoy convencido de que la Iglesia de Dios permanecerá”, aseguró el padre Chukwuka, quien huyó de su país en la adolescencia y descubrió su vocación en España.

Por su parte, el arzobispo Chahda resaltó la fortaleza de los alepinos, “pese a todo no perdieron la fe. Gracias a Dios siguen firmes”.

Leer: “La Iglesia no nos dejó solos”: Obispo de Alepo

El obispo nicaragüense Jorge Solórzano relató el acoso y los ataques que han vivido los obispos por parte del gobierno que encabeza Daniel Ortega, en medio de una crisis política, económica y social que ha cobrado la vida de más de 500 personas, de acuerdo con organizaciones civiles.

“Seguimos pensando que el diálogo es el camino para la solución de esta crisis que estamos viviendo. Porque si se cierra el diálogo, entonces lo que queda es más violencia, más represión y más muerte, y ese camino no nos conduce a nada”, afirmó.

Durante la velada los presentes rindieron homenaje a 28 católicos que perdieron la vida por creer en Dios y mantener su fe, como el sacerdote francés Jackes Hamel, quien fue asesinado en Francia por extremistas islámicos mientras celebraba una Misa, y el cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, asesinado en 1993 en Guadalajara.