Iglesia en México

Así opera el equipo que atiende a las víctimas de abusos en la CDMX

El equipo brinda atención jurídica, espiritual y emocional ante casos de abuso sexual.
La psicóloga Zaira Rosales se encarga de atender las quejas de abusos sexuales dentro de la Arquidiócesis de México. Foto: Alejandro González
La psicóloga Zaira Rosales se encarga de atender las quejas de abusos sexuales dentro de la Arquidiócesis de México. Foto: Alejandro González

Cero tolerancia contra los abusos sexuales es la política del Cardenal Carlos Aguiar Retes, quien impulsó al interior de la Arquidiócesis de México la creación del Equipo Interdisciplinario de Atención a Víctimas.

Este grupo está formado por el padre Andrés Luis García Jasso, encargado del Tribunal Eclesiástico; la psicóloga Zaira Noemí Rosales, directora del Departamento de Protección a Menores; el padre Manuel Corral, responsable de Relaciones Públicas; Marilú Esponda, directora de Comunicación Social, y Joaquín Aguilar, director de SNAP-México, una red internacional de apoyo a víctimas de abuso sexual.

Sobre la naturaleza de este equipo, la psicóloga Zaira Rosales señala que fue diseñado para que funcione con prontitud y eficacia, de tal manera que si se denuncia un caso –ya sea vía telefónica o por correo electrónico–, se dé aviso a la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Sexuales de la Procuraduría capitalina; se procure acompañamiento psicológico y espiritual a la víctima, y, en caso de que ésta no cuente con abogado, se le asigne uno de manera gratuita.

Leer: Manos a la obra contra los abusos en la Iglesia capitalina

Considera importante que la comunidad sepa que existe este mecanismo de protección, del cual ya puede hacer uso. “Como encargada de atender las quejas, quiero hacer énfasis en que no nos quedaremos de brazos cruzados, interpondremos en el acto la denuncia ante la autoridad, y tomaremos de inmediato todas las medidas provisorias a favor de la víctima, para un tratamiento integral del caso”.

Por su parte, el padre Andrés Luis García Jasso aclaró que la medida de ninguna manera deja en estado de indefensión a los sacerdotes si son acusados injustamente. Al igual que a la víctima, se le brindará acompañamiento espiritual y psicológico, y, si lo desea, se le asignará un abogado externo; además, tiene derecho a un techo y a una manutención mientras se lleva a cabo su proceso, en acatamiento al Derecho Canónico”.

Leer: Cero impunidad en los abusos

El encargado del Tribunal Eclesiástico consideró una medida muy positiva contar con la colaboración de Joaquín Aguilar en el equipo, “ya que es muy necesario escuchar la opinión de un representante de las víctimas, tan comprometido como él con la causa”.

Leer: ¿Qué hace la Iglesia en México para combatir los abusos sexuales?