Iglesia en México

Arquidiócesis busca garantizar el futuro digno de sus sacerdotes

El proyecto tiene un avance importante, pero aún se está trabajando para afinarlo. 
Cardenal Carlos Aguiar Retes ante decanos y senadores de la Arquidiócesis de México

La Arquidiócesis Primada de México presentó los avances de un proyecto para fortalecer el Fondo Solidario de Pensiones y el Sistema de Gastos Médicos Mayores de la Curia, programas gestionados actualmente por la asociación civil Fraternidad Sacerdotal (FRATESA), que tiene el objetivo de garantizar una vida digna para los sacerdotes jubilados y en activo.

Durante una reunión con decanos y senadores, el Cardenal Carlos Aguiar Retes aseguró que uno de los objetivos de este proyecto sería la construcción de una casa sacerdotal para presbíteros eméritos, donde reciban todas las atenciones para una vejez plena.

“Durante la última reunión, la principal urgencia que recibí –dijo el Cardenal,– casi en coincidencia de todos los decanatos y de todas las vicarías, fue atender el asunto de la salud y de la pensión de los sacerdotes, preverlo, tener la forma de afrontarlo”.

El cardenal aseguró que de lograrse el proyecto, “se podría garantizar para todos los sacerdotes sus servicios de salud y, los más ancianos, su pensión de vejez”.

Hasta ahora –explicó– los sacerdotes de la Arquidiócesis realizan una aportación mensual a título personal para cada uno de los programas. Con el nuevo proyecto dejarían de hacerlo de esta manera, y las parroquias y rectorías harían las contribuciones de los presbíteros que prestan servicio en cada una de ellas.

En su mensaje a decanos y senadores de la Arquidiócesis, el Arzobispo Aguiar explicó que el nuevo proyecto busca también una mayor equidad entre las parroquias con capacidad financiera sana y las más pobres. “La diferencia entre las situaciones económicas de las parroquias son contrastantes; nadie lo va a negar”.

Te puede interesar: 6 razones por las que los sacerdotes van a cambiar de parroquia

“Sería un aporte conforme a las situaciones de cada parroquia, buscando que con ese aporte podamos tener el fondo solidario común, donde podamos disponer de la economía diocesana y que no haya necesidad de las cuotas personales. Es un gran paso”, aseguró el Cardenal Aguiar.

Si bien el proyecto presentado por la Arquidiócesis de México tiene un avance importante, aún se está trabajando para afinarlo.