21 de junio: Celebramos a san Luis Gonzaga, patrono de la juventud

Este santo decidió seguir el camino de Dios desde muy joven, pese a que no era lo que marcaba su familia.
San Luis Gonzaga contrajo la peste al cuidar a un hombre enfermo con ese padecimiento. Imagen: Jesuitasru.org
San Luis Gonzaga contrajo la peste al cuidar a un hombre enfermo con ese padecimiento. Imagen: Jesuitasru.org

A san Luis Gonzaga, a los cuatro años de edad, sus padres lo vistieron como soldado. A los siete años, disparó un cañón. Su familia quería que fuera militar y como tal lo educaron en su natal Italia en el siglo XVI. Se puede decir que gran parte de su infancia la vivió entre soldados. Eran los años previos a la Batalla de Lepanto que dio fin a la pretensión islámica de apoderarse de Europa.

Puedes leer: La Virgen de Guadalupe estuvo en la Batalla de Lepanto

Los Gonzaga, en el ducado de Mantua, en la región italiana de Lombardía, eran una familia pudiente, vivían en libertinaje y ahogaban en sangre las revueltas de sus súbditos. Al enemigo lo eliminaban y es de comprender que, entre tantas intrigas, los hermanos de Luis: Rodolfo y Diego, hayan sido asesinados. A pesar de todo esto, su madre era una mujer piadosa que fue apuñalada en una calle de Mantua.


Él fue invitado a Madrid durante el gobierno de Felipe II, pero también estuvo como huésped o paje en las cortes de Ferrara, Parma, Turín y Florencia con los Médici, porque sus padres lo quisieron alejar de la ciudad a causa de la epidemia que azotaba Mantua-.

Sin embargo, Dios dio un buen corazón a Luis Gonzaga, quien sabía que todas las personas estaban hechas del mismo barro, incluso quienes se consideraban de la nobleza.

Luis, a los once años de edad, hizo votos de continencia y con grandes esfuerzos pudo superar la educación y el mal ejemplo que venía de su familia. A los 12 años recibió la Primera Comunión de manos de san Carlos Borromeo. Y a los 17, abdicó a los derechos que por herencia le tocaban y que, por ser el primero de siete hermanos, lo privilegiaban como se acostumbraba en aquellos años.

Luis Gonzaga abrazó la vida religiosa inclinándose por los jesuitas pensando que podía ir a tierras lejanas en alguna misión. El libro de oraciones y meditaciones de fray Luis de Granada iluminó su vida interior.

Los seis años que le quedaron de vida los vivió en Roma donde se preparaba para ser sacerdote misionero, de modo que se adentró en las Ciencias, la Teología y Filosofía, e hizo sus primeros votos en 1587. Recibió las ordenes menores al siguiente año.

Cuando Italia fue azotada por una ola de peste, Luis Gonzaga ayudó a las víctimas de la plaga. Pedía limosna y además transportaba al hospital a los que encontraba por las calles.

Puedes leer: Estos son algunos santos intercesores de los enfermos

Contrajo la peste cuando cuidaba a un hombre enfermo de peste. Murió el 21 de junio de 1591 a la edad de 23 años

Fue beatificado por Paulo V el 19 de octubre de 1605, y canonizado por Benedicto XIII el 13 de diciembre de 1726, quien lo declaró patrono de la juventud, título que fue confirmado por Pío XI el 13 de junio de 1926. Destaca por su amor mariano.

A él lo representan como una persona joven vestida con sotana. Su fiesta litúrgica es el 21 de junio.

Puedes leer: Un ermitaño, un laico indio y dos superioras entre los 7 nuevos santos

Comentarios