12 de marzo: Se celebran 400 años de canonización de san Felipe Neri

¿Qué tanto conoces de este santo cuya presencia está en México a través de los sacerdotes del Oratorio?
San Felipe Neri, el apóstol de Roma.
San Felipe Neri, el apóstol de Roma.

Este 12 de marzo de 2022, san Felipe Neri cumple cuatro siglos de que fuera canonizado por el Papa Gregorio XV, al lado de Santa Teresa de Ávila, San Ignacio de Loyola, San Francisco Xavier, y San Isidro Labrador.

La comunidad internacional del Oratorio de San Felipe Neri realizará varios festejos, que involucran de manera directa a 470 sacerdotes, 90 novicios y 100 personas más que están en formación, y a un amplio número de laicos, todos ellos oratorianos, presentes en 24 países que integran 87 comunidades sacerdotales autónomas, informó el padre Ricardo Álvarez Pérez, Prepósito de la Congregación de San Felipe Neri en la Casa de Nuestra Señora de la Paz, en la Alcaldía Magdalena Contreras, en la Ciudad de México.  

Puedes leer: ¿Cómo se festejan en México los 400 años de San Felipe Neri?


San Felipe Neri, quien nació en la Florencia renacentista acostumbrada al arte y la cultura, partió hacia Roma de donde nunca salió, vivió allí 62 años y se le conoce como el Apóstol de Roma. 

Primero como laico, se dedicó a la catequesis y a la caridad; en el Jubileo del año 1575 ayudó a los peregrinos; tuvo el impulso de ser misionero pues recibió la invitación de San Ignacio de Loyola, pero su director espiritual le dijo: ‘Tus Indias están en Roma’, pues eran tiempos en los que había crisis e intereses que dividían a la ciudad.

En 1555, a los 29 años de edad tuvo una experiencia mística en las Catacumbas de San Sebastián en la que se vio con una bola de fuego que se introducía en su boca y se implantaba en el corazón. El Espíritu Santo le dio dones de clarividencia y profecía, que lo llevaron a impulsar a los sacerdotes en la administración de sacramentos, y finalmente, a la edad de 36 años, fue ordenado con una visión muy clara de su misión evangélica.

San Felipe Neri creó un primer Oratorio en Roma, integrado por sacerdotes seculares que aceptaron vivir en comunidad, lo que les permitía acompañarse mutuamente y ver unos por los otros, intercambiar opiniones sobre sus proyectos pastorales, analizar en conjunto los problemas que se presentaban, y a esta comunidad de pocas personas la llamó Concordia.

La comunidad adquirió una personalidad muy propia poniendo la alegría en la vida cotidiana, y no tan solo por la dicha de predicar el Evangelio sino por la salvación que ofrece Jesús; las lecturas de las vidas de los santos daban respuestas a las interrogantes de los fieles pues ellos eran testigos de la palabra de Dios, la reflexión de los 150 Salmos, el rezo mental y vocal, el canto, el acompañamiento espiritual, el amor a la Virgen María y finalmente la caridad eran parte de su vida cotidiana.

El modelo de los Oratorios como comunidades autónomas de sacerdotes seculares con derecho pontificio, pero unidas en Confederación, rápidamente prosperó y para el siglo XVIII ya había 300 casas.

Cuando murió Felipe Neri en 1595 gozaba de fama de santidad por lo que solo pasaron 27 años para que fuera canonizado. Al hacerle la autopsia, se descubrió que su corazón había crecido casi al doble de su tamaño y que las costillas se habían arqueado.

 

Carlos Villa Roiz es periodista especializado en religión.