El tuit que llevó consuelo a Nicaragua tras el fallo en contra del obispo Álvarez

En medio del silencio orante de la Iglesia Católica por el juicio al obispo Rolando Álvarez, tres pequeños tuits llevan consuelo a Nicaragua.
Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa / Foto: Especial
Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa / Foto: Especial

En medio de un silencio orante por parte de la Iglesia en Nicaragua, y en general de la Iglesia Católica en el mundo, ante la decisión de una juez de mantener el arraigo domiciliario y enjuiciar al obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, tres pequeños tuits escritos por un sacerdote nicaragüense que se encuentra en el exilio se han convertido en un paliativo frente a la grave situación que se vive en ese país centroamericano.

¿Qué pasó en Nicaragua?

Este martes 10 de enero se llevó a cabo la audiencia inicial del obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, acusado por el Poder Judicial de Managua de conspirar para cometer menoscabo a la integridad nacional y propagar noticias falsas en perjuicio del Estado y la sociedad nicaragüense.

La juez de la audiencia Gloria María Saavedra Corrales, después de revisar las medidas cautelares establecidas en la audiencia preliminar, determinó que el obispo continuara en arraigo domiciliario y que el caso fuera enviado a juicio para determinar si es o no culpable de los cargos que se le imputan.

Monseñor Rolando Álvarez -una de las voces más críticas del gobierno de Daniel Ortega– se encuentra arraigado en la ciudad de Managua desde el 18 de agosto del año pasado, luego de haber sido detenido en sus oficinas de la curia diocesana por la policía  nicaragüense.

La persecución de Daniel Ortega contra la Iglesia Católica se endureció luego de las críticas recibidas por parte de obispos y sacerdotes a causa de la represión que ejerció el gobierno en contra de grupos que se oponían a la reforma al sistema de salud, en 2018.

Te puede interesar: ÚLTIMA HORA: El obispo Rolando Álvarez será llevado a juicio

Reacciones tras la noticia de juicio a Mons. Rolando Álvarez

Algo que se le ha criticado a la Iglesia Católica, empezando por el Papa Francisco, ha sido su estrategia de privilegiar el diálogo con el gobierno de Ortega y haber optado por un silencio orante para evitar el endurecimiento de la represión contra los obispos y sacerdotes que continúan en Nicaragua.

Sólo así puede entenderse que las conferencias episcopales del continente no se hayan pronunciado públicamente tras la decisión de la juez Gloria María Saavedra Corrales, tampoco  las organizaciones civiles ligadas a la Iglesia ni las voces críticas de obispos y sacerdotes que, desde el exilio, han seguido denunciando los ataques a la libertad religiosa en el país.

A finales del año pasado, en una entrevista publicada por ABC España, el Santo Padre explicó que la Iglesia Católica enfrenta los ataques con las armas de la diplomacia y el diálogo.

Este martes, la jerarquía de la Iglesia en el continente apostó por la misma estrategia.

Los tuits que rompieron el silencio orante

En este contexto, sólo el sacerdote Edwing Román, quien desde agosto del 2021 se encuentra exiliado en Estados Unidos, publicó tres tuits que son una gran enseñanza para la comunidad católica en este momento, y que se resumen en: acompañamiento, discernimiento y confianza en Dios.

Un día antes de la primera audiencia, escribió en su cuenta de Twitter:

“Caifás le pregunta a Jesús: “¿No respondes nada? ¿Qué hay de lo que estos hombres testifican contra ti?” (Marcos 14:60). Jesús se queda callado ante la acusación falsa montada con testimonios que no concuerdan. Monseñor Rolando Álvarez, estamos contigo.”

Tras el fallo de la juez en contra del obispo el día de ayer, publicó:

“Jesús no tuvo un juicio justo, ni un juez honesto e imparcial, sino un juez inicuo, completamente vendido a sus enemigos. Pilatos, con un cinismo supremo, condena por blasfemo, a quien era Hijo amantísimo de Dios. Condena por agitador, a quien era manso y humilde de corazón”.

Y este miércoles 11 de enero, mientras la Iglesia Católica sufre en silencio orante por la injusticia en contra del obispo de Matagalpa, el padre Edwin ha escrito:

“La suegra de Simón estaba postrada en cama con fiebre (…), y tomándola de la mano, la levantó”. Mc.1,30-31 Derrama misericordia y bendiciones sobre mi país , extiende tu mano, ven y rescátanos, levántala de la postración sometida y ayúdanos a ser fuertes y valientes. Amén

Los tuits del P. Edwing Román en los días siguientes al fallo de la juez:

Compartir