Iglesia en el mundo
rmb

“Sacrílego” atentado contra una histórica imagen de Cristo en Nicaragua

El arzobispo de Managua, Card. Brenes, dejó en claro que fue un atentado "terrorista, macabro y sacrílego", y no un accidente, como señalan las autoridades.
Imagen de la Sangre de Cristo en Managua
Imagen de la Sangre de Cristo en Managua

Tras expresar su dolor y tristeza por lo ocurrido ayer en la Catedral Metropolitana de Managua, Nicaragua, el arzobispo José Leopoldo Brenes dejó en claro que se trató de un acto “terrorista”, “macabro” y “sacrílego”, por lo que desechó la hipótesis del gobierno de que fue un accidente.

Al mediodía de este viernes 31 de julio, una persona no identificada ingresó a la Capilla de la Sangre de Cristo en la Catedral Metropolitana de Managua, y tras permanecer unos 20 minutos en el lugar, arrojó una bomba, produciendo un incendio dentro del templo.

“Quiero dejar muy claro, porque puede haber especulaciones, de decir que fue producto de una candela o de una veladora. ¡Quiero decir que no había veladoras allí!”, dijo el arzobispo.


Y es que la vicepresidenta de Nicaragua Rosario Murillo aseguró a los medios que se trató de un accidente provocado por la caída de un candelabro.

Te puede interesar: Excomunión a quienes cometieron sacrilegio en San Juan de los Lagos

Y añadió: “Ahí no hay ninguna vela, ni tampoco tenemos cortinas, o sea que no podemos pensar que el incendio, entre comillas, puede ser producto de una veladora que se cae. Esto fue un acto de terrorismo incendiario de una bomba de gran poder”.

La venerada imagen

El incendio calcinó  la  histórica imagen de la Sangre de Cristo, muy venerada por los fieles católicos nicaragüenses y ante la cual oró el Papa Juan Pablo II en su visita a ese país en 1983.

Tras conocer lo ocurrido, el arzobispo de Managua se presentó en la Catedral de Managua para evaluar  los daños.

Una vez terminado su recorrido, el cardenal nicaragüense ofreció una conferencia de prensa, en la que no sólo expresó su dolor y tristeza por los hechos, sino también su repudio.

Aseguró que se trató de un acto terrorista, pero también de un “sacrilegio y profanación totalmente condenable”, y llamó al pueblo nicaragüense a permanecer en constante oración para derrotar las “fuerzas malignas”.

Asimismo, aseguró que no se trata de un caso aislado, sino de una serie de actos de sacrilegio y de violaciones de la propiedad de la Iglesia.

“Una cadena de eventos –dijo– que reflejan el odio hacia la Iglesia Católica y su obra de evangelización, y buscan amedrentarla”. 

Además, el cardenal  pidió a las autoridades realizar una investigación profunda para esclarecer “quiénes son los autores intelectuales y materiales de este acto macabro y sacrílego”, que “ofende y hiere los sentimientos de todos nosotros”.

Por su parte, Mons. Silvio Báez, obispo auxiliar de Managua, expresó a través de Twitter que lo ocurrido ha sido una herida dolorosa al corazón del pueblo católico nicaragüense.

“Llamé también a las religiosas y sacerdotes de la Catedral de Managua. Hemos llorado juntos a causa del incendio que ha ocurrido en la capilla de la venerada imagen de la Sangre de Cristo. ¡Mi cercanía y mi oración con el pueblo de Nicaragua en este doloroso momento!”

El episcopado mexicano se solidarida

En tanto, a través de un comunicado la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) expresó su solidaridad con el pueblo de Nicaragua, y calificó lo ocurrido como una acción deplorable que se suma, a muchas otras llevadas a cabo contra templos y sacerdotes en esta hermana nación.

“El ambiente de violencia, especialmente contra la Iglesia, es un clamor que fuertemente se levanta, pidiendo justicia y paz para todo el pueblo”.

“Implorando al Señor Jesús, el Príncipe de la Paz, para que vuelva la armonía y la paz a su comunidad eclesial, herida dolorosamente en su piedad y en su fe“, señala el texto firmado por Mons. Rogelio Cabrera, presidente de la CEM.

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios