No solo Benedicto XVI, también la muerte de otro Papa fue noticia falsa

Esta semana se difundió la noticia falsa de la muerte del Papa Benedicto XVI, pero no es la primera vez que ocurre en la historia.
El Papa Pío XII y el Papa Benedicto XVI.
El Papa Pío XII y el Papa Benedicto XVI.

Por el ansia de ganar la noticia a otros medios de comunicación, se han cometido graves errores a lo largo de la historia del periodismo. Un ejemplo de ello fue la muerte del Papa Pío XII que ocurrió el 9 de octubre de 1958, en el palacio veraniego de Castel Gandolfo, cuando el pontífice tenía 82 años.

Murió de insuficiencia cardiaca, sin embargo, un día antes, el 8 de octubre, una agencia romana difundió la supuesta muerte del Papa, y cuatro periódicos italianos imprimieron ediciones espaciales y difundieron la noticia en momentos en que Pío XII estaba agonizante.

De esos momentos aún existen registros.

¿Por qué se reportó la falsa muerte de Pío XII?

En una nota en el diario italiano La Stampa se narra lo ocurrido, incluimos a continuación las partes más importantes:

El Papa Pío XII, tras un pontificado que duró casi veinte años, la mañana del 8 de octubre de 1958 vivía las últimas horas de su vida.

A las 11:11, inesperadamente, una agencia de prensa romana informó la noticia de su muerte y antes del mediodía salieron cuatro diarios en los quioscos de la capital: “Ha muerto Pío XII”, decía, pero era falso. El Papa estaba enfermo, pero aún con vida.

¿Qué pasó?  “Yo era el enlace”, aseguró a La Stampa el periodista Bruno Bartoloni, exdirector de France Press, hijo de Giulio Bartoloni, historiador del Vaticano y corresponsal en Roma de importantes agencias a finales de la década de 1920. “En 1958 tenía 18 años. Mi padre trabajaba para un grupo de periódicos y agencias, incluyendo Reuters, France Press y la recientemente establecida Agenzia Italia”.

Las agencias tenían un informante dentro de Castel Gandolfo y le avisaron a su padre que la salud del Papa empeoraba. A la par periodistas comenzaron a reunirse afuera del Palacio esperando reportar el momento.

“Mi padre me envió a Castel Gandolfo con orden de quedarme allí. Dijo que tenía que esperar una señal desde una ventana del palacio papal y que no me vieran los demás periodistas. Alguien agitaría un pañuelo inmediatamente después de la muerte de Pío XII”.

Después de un tiempo de espera “vi algo e inmediatamente notifiqué a mi padre, que estaba en la oficina de prensa del Vaticano en Roma”.

Varios periodistas guardaron discreción pues no estaban seguro de lo ocurrido, ni siquiera el paddre de Bartoloni.

“Lamentablemente -explicó el ahora periodistta- el reportero de la Agencia Italiana, justo cuando mi padre avisó de la señal recibida, escuchó el tema de apertura de los programas de Radio Vaticano y no se contuvo, pensando que estaban a punto de hacer el anuncio oficial. Envió el despacho”.

Antes del mediodía, la noticia de la muerte del Papa estaba impresa en el diario Il Tempo y distribuida.

A los pocos minutos seguirían las ediciones de otros periódicos: Il Messaggero y Il Giornale d’Italia.

En realidad, solo una cortina se había movido detrás de una ventana, recuerda el periodista.

Finalmente, a las 12:45 horas, el profesor Gasbarrini, miembro del equipo de médicos que asistieron a Pío XI, informó que el Santo Padre seguía con vida. Los ejemplares de los periódicos tuvieron que ser retirados por orden de la Jefatura de Policía.

La falta muerte del Papa Benedicto XVI

El lunes 11 de julio circuló la noticia de que el Papa Benedicto XVI había fallecido, era falso, detrás de ello está un crítico literario italiano, famoso por sus bromas.

Las noticias falsas o fake news han involucrado con todo tipo de personajes. La mejor forma de combatir las noticias falsas es consultar a las fuentes oficiales, en este caso, la oficina de prensa de la Santa Sede.  

Reproducir una fake news sin verificar su contenido no se trata de una simple broma de mal gusto. La veracidad es la primera condición de un periodismo responsable.

Compartir