Iglesia en el mundo

La enfermera que pidió ‘aventón’ para salvar a una niña venezolana

Esta enfermera viajó hasta una aldea remota para atender a una niña con desnutrición.
CÁRITAS VENEZUELA

Hace algunos días, el diario estadounidense The New York Times publicó una sensible fotografía de una niña venezolana de nombre Anailín Nava, de dos años de edad, acostada en una cama y en un alarmante estado de desnutrición.

La imagen, que acompañaba a un artículo que explicaba la crisis económica y de salud que vive el país sudamericano, terminó convirtiéndose en un símbolo del hambre que viven sus habitantes.

Anailín vive en una aldea pesquera de Toas, una isla ubicada en el Estado de Zulia, donde la crisis ha afectado especialmente debido a que muchas de las lanchas de los pobladores están fuera de circulación por falta de refacciones, lo que ha incomunicado parcialmente a su población.

Leer: Esto es lo que opina el Papa Francisco sobre el conflicto en Venezuela

Pero esto no detuvo a Fabiola Molero, una enfermera católica que, tras conocer la historia, hizo una maleta con báscula, comida y algunos insumos para combatir la malnutrición y decidió viajar de ‘aventón’ desde Maracaibo -donde vive- hasta Toas, para tratar a Anailín.

Fabiola se unió como voluntaria a Cáritas hace tres años tras renunciar a su trabajo como enfermera de un hospital. “No podía lidiar con que los niños se me murieran en los brazos por falta de insumos”, dijo a The New York Times.

Gracias a la ayuda de la enfermera, el estado de salud de Anailín mejoró considerablemente, reconoció su madre, Maibeli Nava, al mismo medio: “Mi bebé estaba decaída y le estaba dando fiebre. Estaba muy mal. Ya no me daba ni la mano cuando intentaba jugar con ella. Yo pensaba que mi hija se me iba a morir (…) Ahorita está alegre”.

Fabiola aprovechó el viaje para verificar el estado de salud de los niños de la localidad, y la situación que halló fue lamentable, pues los insumos que envía el gobierno llegan cada cinco meses y, de acuerdo con Maibeli, duran solo unos días.

“Nosotros aquí pensamos que el mundo se va acabar. Hay mucha crisis y se mueren mis vecinos por falta de medicamentos”, agregó.