Iglesia en el mundo

El presidente de la CEM explica la importancia del Sínodo de la Amazonia

Monseñor Rogelio Cabrera explicó que el Sínodo va más allá del cuidado del medio ambiente.
Monseñor Rogelio Cabrera, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Foto: CEM
Monseñor Rogelio Cabrera, presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano. Foto: CEM

La preocupación de la Iglesia Católica por los problemas que sufre la región amazónica viene de tiempo atrás, aunque en los últimos meses se ha acentuado en virtud del sínodo sobre este tema que el Papa Francisco ha convocado para octubre próximo.

En la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe celebrada en Aparecida, Brasil, éste fue uno de los temas que abordaron los obispos. La conferencia fue convocado por Juan Pablo II y concretada por Benedicto XVI, a quien los participantes pidieron reflexionar sobre la importancia que tiene para el planeta el cuidado de la selva tropical más grande del mundo.

Ahora, con el Papa Francisco, “el objetivo de que la Iglesia aborde este tema desde una mirada muy amplia –explica monseñor Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey– es que lo que se proponga para la Amazonia pueda ser replicable para todas las reservas ecológicas del mundo, tan importantes para el futuro del planeta.

En entrevista para Desde la fe, el también presidente de la Conferencia del Episcopado Mexicano asegura que el Papa Francisco ha hecho en Laudato Si’ un planteamiento  integral sobre el cuidado de la Casa Común, “y creo yo que el Sínodo de la Amazonia es una respuesta concreta a ese planteamiento”, dice.

Ecología y teología

Tras señalar que a algunos obispos y fieles les resulta difícil entender la relación que existe entre ecología y teología, apuntó que basta recordar las primeras palabras del Credo, que se refieren a ‘Dios Padre, todopoderoso, creador del cielo y de la tierra’. “Este tema está incrustado en ese primer artículo de la fe. Por eso, desconocer o separar el tema ecológico del teológico significa una ruptura incluso de la fe”.

Consideró que por esta razón el Papa Francisco ha planteado que el Sínodo de la Amazonia sea integral; es decir, que no tenga que ver sólo con el tema de la naturaleza, sino con la sociedad y con el mundo. También advirtió que si disminuye la calidad de vida en el planeta, los que más sufrirán serán los pobres. “Un planeta degradado, una situación más grave de pobreza mundial”.

Por ello, el arzobispo llamó a apoyar como Iglesia el Sínodo de la Amazonia y estar atentos para lo que pueda surgir a partir de esa reunión de obispos en Roma.

Te puede interesar: Ya lo había dicho el Papa: urgente el Sínodo de la Amazonia

Rogelio Cabrera también se refirió al tema del sacerdocio uxorado que el Papa Francisco ha pedido que se analice en dicho sínodo. Al respecto, explicó que si bien el Santo Padre ha dicho que éste no es un asunto prioritario, no ha dejado de causar malestar en algunos obispos.

“Sin duda que la pregunta –abundó– será cómo evangelizar en la Amazonia, una historia larga de presencia de la Iglesia Católica que requiere renovarse, que requiere apoyo apostólico, que sacerdotes y religiosos ayuden a esta misión tan importante que tiene la región; no es sólo para cuidar el planeta o la naturaleza, sino lo más importante, la ecología humana”.

Te puede interesar: Papa Francisco: Salvar la Amazonía es una emergencia