Iglesia en el mundo

El Cardenal John Henry Newman será santo

Fue un pastor anglicano que se convirtió al catolicismo; llegó a ser cardenal y tuvo grandes posibilidades de ocupar la sede de Pedro.

El Papa Francisco aprobó el milagro atribuido por intercesión del beato Cardenal John Henry Newman, por lo que sólo habrá que esperar la fecha para su canonización.

El milagro fue la curación de una embarazada estadounidense que pidió la mediación ante Dios del cardenal británico tras recibir un diagnóstico muy grave. Los médicos aún no se explican cómo la mujer, de la Arquidiócesis de Chicago, pudo recuperarse.

Te puede interesar: La Virgen y el milagro que liberó a Alepo

El Cardenal Newman es relevante en la historia del catolicismo, sobre todo en Inglaterra. Nació en Londres el 21 de febrero de 1801; su padre era banquero y su madre pertenecía a una familia de fabricantes de papel.

En 1816 el banco de su padre quebró por las guerras napoleónicas, y el joven Newman contrajo una grave enfermedad. Él no era católico y llegó incluso a decir que el Papa era el “anticristo”. En 1824 fue ordenado en la Iglesia Anglicana, y fue párroco de San Clemente, en Oxford.

En 1828, empezó a leer las obras de los Padres de la Iglesia, y entró en el Movimiento de Oxford, que trataba de demostrar que la Iglesia Anglicana descendía de los apóstoles; entonces fue asumiendo una postura cada vez más cercana a Roma.

Te puede interesar: Cuatro santos para las causas difíciles

En 1843 se retractó de sus dichos contra la Iglesia Católica, y en septiembre predicó su último sermón como anglicano. Dos años después, se convirtió al catolicismo y fue ordenado el 1 de junio de 1847 en Roma. Su primera Misa la celebró el 5 de junio.

Fue autor de importantes obras, entre ellas Vía Media y Ensayo sobre el desarrollo de la doctrina cristiana, que ayudan a entender su proceso de conversión. Fundó en Londres los Oratorios de San Felipe Neri, y el Papa León XIII lo creó cardenal el 15 de mayo de 1879 aunque no era obispo.

Murió el 11 de agosto de 1880, y Benedicto XVI lo beatificó el 19 de septiembre de 2010.