Así es Mons. Andrés Luis García Jasso: gustos, aficiones y vida de fe

Siendo muy joven, alcanzó el éxito laboral y económico tras recibirse de contador. ¿Qué condujo a Mons. Andrés Luis a optar por el sacerdocio?
Por disposición del Papa Francisco, Mons. Andrés Luis García Jasso es el nuevo Obispo Auxiliar de la APM. Foto: María Langarica.
Por disposición del Papa Francisco, Mons. Andrés Luis García Jasso es el nuevo Obispo Auxiliar de la APM. Foto: María Langarica.

Siendo aún muy joven, tras concluir su carrera de Contador Público y Auditor en su natal Nuevo Laredo (Tamaulipas), el hoy Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México, Mons. Andrés Luis García Jasso, acariciaba el éxito laboral: era asociado en un despacho contable, entre cuyos clientes había agentes aduanales, compañías constructoras y otras de gran importancia.

Puedes leer: Perfil de Mons. Andrés Luis García Jasso, nuevo Obispo Auxiliar

Tenía auto, amigos, una relación sentimental, y todo lo que un joven soñaría tener en el “verano” de la vida; sin embargo, sentía un vacío que nada ni nadie podía llenar. Fue entonces que alguien le planteó ingresar al seminario y formarse para sacerdote.


“¿Para sacerdote?”, pensó. Jamás se lo había planteado. Pero se dio la oportunidad: se trasladó a la Ciudad de México e ingresó al Seminario Arquidiocesano Redemptoris Mater, donde descubriría que su vocación y deseo era pasar el resto de su vida al servicio de Dios y de la Iglesia.

El 24 de agosto Mons. Andrés Luis García Jasso recibió el Orden Episcopal en la Basílica de Guadalupe, por imposición de manos del Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México.

Monseñor Andrés Luis García Jasso, nuevo Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México. Foto: Jonathan Oregon.

Monseñor Andrés Luis García Jasso, nuevo Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México. Foto: Jonathan Oregon.

Nombrado Obispo Auxiliar

En mayo de 2007 fue ordenado sacerdote, y después de servir como Vicario en la Parroquia San Francisco de Asís, fungió como Vice-Rector del Seminario Redemptoris Mater y Vicario Judicial Adjunto en el Tribunal de la Arquidiócesis Primada de México, donde paulatinamente fue ocupando otros cargos.

Ahora que ha sido nombrado por el Papa Francisco Obispo Auxiliar de esta Arquidiócesis para apoyar al Cardenal Carlos Aguiar Retes en la conducción pastoral de la comunidad, Mons. Andrés Luis nos cuenta algunos aspectos interesantes de su vida.

Leer: ‘A donde Dios me ha enviado he sido feliz’: Nuevo Obispo Auxiliar

Hobbies o aficiones de Mons. Andrés Luis

Aunque los distintos servicios que brinda a la Iglesia le dejan muy poco tiempo para actividades extra eclesiales, el ahora Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México considera que siempre es bueno buscar algunos momentos de descanso y esparcimiento.

Así que cuando llega a presentársele un rato libre, lo a provecha para ir al teatro, aunque durante el tiempo que lleva la pandemia no ha ido, debido a las restricciones sanitarias. La última obra de teatro que presenció fue “El Rey León”, pero espera pronto poder ir a ver alguna otra.

En cuanto a la obra de teatro que más le ha gustado -refiere-, es la de “Los Miserables” de Víctor Hugo. “He asistido a las distintas puestas en escena que ha habido, me fascina esta obra, y aún más el libro”.

El nuevo Obispo Auxiliar de la APM recibe este 24 de agosto su Ordenación Episcopal.

Monseñor Andrés Luis García Jasso. Foto: María Langarica.

Otra de las cosas que le gusta hacer es viajar, sobre todo en compañía de sus hermanos sacerdotes, de manera que cuando tienen un curso de actualización en el interior de la República o en el extranjero, aprovecha para vivir nuevas aventuras de viaje.

En este sentido, recuerda con mucho agrado su última experiencia como viajero: “Aprovechando un curso de actualización que un hermano y yo tuvimos en Italia, pues también disfrutamos de un intrincado viaje: el avión en el que haríamos el cambio en Madrid llegó con retraso, así que perdimos la conexión; esperamos el siguiente y llegamos a Roma mucho más tarde de lo previsto, cuando ya las agencias de renta de autos estaban cerradas”.

Hallaron sólo una agencia abierta, rentaron el último auto que quedaba y partieron de Roma a Siena. “Fue toda una aventura: autopistas cerradas, probar rutas y meternos sin saberlo por lugares prohibidos. Después nos llegaron las multas. Pero todo eso implica una aventura de viaje, y si vas con una grata compañía hasta las complicaciones se disfrutan”.

Una tercera cosa que le gusta hacer es ver el futbol americano -deporte que practicó de los 6 a los 15 años-, y si bien no siempre tiene tiempo para sentarse a ver el televisor, jamás de los jamases se pierde el Super Bowl.

Tipo de música y de literatura favoritas

En cuanto a música, a Mons. Andrés Luis le gusta escuchar de todo un poco, dependiendo del momento, el estado de ánimo o las circunstancias. “Me gusta escuchar canciones pop en inglés o en español; pero, por ejemplo, si vengo en el tráfico y ha sido un día muy pesado y vengo alterado, procuro poner música clásica, para ‘amansar un poquito a la bestia’ y no unirme al caos”.

También suele escuchar música clásica para concentrarse en alguna lectura, pues lo relaja y lo ayuda a la comprensión. “Aunque si voy a hacer ejercicio, pongo algo más movido. Incluso en ocasiones me gusta escuchar Tex-Mex o cumbia, porque es lo que se escucha en mi tierra.

El nuevo Obispo Auxiliar de la APM no solo lee las Sagradas Escrituras y temas de Derecho Canónico.

Monseñor Andrés Luis García Jasso: la literatura, uno de sus pasatiempos. Foto: María Langarica.

En lo que respecta a los libros, refiere que más allá del Derecho Canónico, actualizaciones, documentos de la Iglesia y las Sagradas Escrituras, cuando tiene la oportunidad de leer un libro, elige algo que no implique pensar en cuestiones trascendentales.

“Una novela policiaca, por ejemplo, que implica pensar, desde luego, pero de otra manera: seguir la trama, desvelar el misterio, inferir quién es el asesino o qué ocurrió. Para un viaje puedo agarrar tal vez una novela de Agatha Christie, pues la intención es sólo pasar un buen rato”.

Platillos favoritos

Como a todo norteño, a Mons. Andrés Luis le gustan mucho las tortillas de harina y la carne asada, pues además este tipo de comida le recuerda a su tierra y las convivencias familiares. Pero más allá de la gastronomía nacional, le gusta disfrutar de la paella que se hace en España.

“Estuve tres años estudiando y viviendo en Salamanca (España), y en aquel entonces solía comer paella. El sabor es muy bueno. Pero más allá del sabor, lo importante son los recuerdos que a uno le deja el sentarse a la mesa con personas agradables, con amigos, con los jóvenes. Es eso más bien con lo que uno se queda”.

A Mons. Andrés Luis se le da también la cocina, “pero nada a nivel profesional”, dice: “Puedo hacer, por ejemplo, una pasta con fruta de mar (mariscos mixtos), su vino blanco, su ajito y su aceitito de olivo. Va agarrando poco a poco su sazón; y pues con eso sale uno del paso y hasta queda bien”.

La noticia de su nombramiento como Obispo Auxiliar

Para Mons. Andrés Luis, la decisión el Papa Francisco de hacerle dicho nombramiento, fue algo tan sorpresivo que al momento no supo bien cómo tomarlo. “Sin embargo -dice-, más allá de la emoción con que uno lo tome, el ministerio no es una cuestión de gusto, es una cuestión de hacer la voluntad de Dios”.

El nuevo Obispo Auxiliar de la APM recibió la noticia de su nombramiento con una gran paz.

Monseñor Andrés Luis García Jasso: “El ministerio no es casa de gusto, sino de hacer la voluntad de Dios.

Señala que, aunque él no se veía para un cargo así, recibió la noticia con mucha paz, pues su seguridad es que si Dios es quien llama, Él es quien da la gracia para llevar adelante la misión que la Iglesia pide.

“Adonde he ido -asegura-, cuando la Iglesia lo ha dispuesto, sea a España, al Peñón Viejo o a la Curia, siempre he sido feliz. Yo no tengo duda de que Dios es fiel, y que Él va a hacer la obra. Por esa razón recibí la noticia con mucha paz”.

Comentarios