Historias de Fe
rmb

12 momentos que nos dieron fe y esperanza en el 2020

Conforme el COVID-19 comenzó a expandirse por todo el mundo de manera drástica, los signos de Dios se fueron haciendo presentes.
Momentos que nos llenaron de esperanza en el 2020.
Momentos que nos llenaron de esperanza en el 2020.

En definitiva, el 2020 ha sido un año complicado para todo el mundo; un año de necesidades, dolor, enfermedad y muerte, que ha marcado un antes y un después en nuestra vida, y que sin remedio nos habrá de acompañar siempre en el recuerdo.

Puedes leer: Las 12 mejores historias del 2020


Pero de igual forma, llevaremos en la mente y en el corazón los momentos de esperanza que nos aligeraron la carga de este año difícil, y nos brindaron la fe y la fortaleza necesarias para seguir adelante en las horas de mayor oscuridad.

Aquí te presentamos 12 momentos esperanzadores que el 2020 nos regaló en medio de la negra tempestad que nos trajo la pandemia de COVID-19.

15 de marzo. En días en que se propagaba de manera drástica la pandemia de coronavirus COVID-19, inesperadamente el Papa Francisco salió del Vaticano y se dirigió a la Basílica de Santa María la Mayor para orar ante la Virgen Salvadora del Pueblo Romano. Posteriormente se encaminó hacia la Iglesia de San Marcello al Corso para hacer lo mismo ante el Cristo Milagroso de Roma.

El Papa Francisco visitó al crucifijo de la iglesia de San Marcello. Foto: Vatican News.

El Papa Francisco visitó al crucifijo de la iglesia de San Marcello. Foto: Vatican News.

La visita del Santo Padre a San Marcello al Corso ocurrió 5 siglos después de la Gran Peste que azotó la ciudad, la cual comenzó a ceder luego de que el Cristo Milagroso de Roma fuera llevado en procesión de San Marcello a la Basílica de San Pedro.

Para llegar a dicha iglesia, el Papa Francisco quiso recorrer un tramo a pie sobre la Vía Corso, a manera de peregrinación.

27 de marzo. Con la Plaza de San Pedro vacía a causa de las restricciones sanitarias implementadas por la pandemia, el Papa Francisco impartió, de manera extraordinaria a millones de personas, la bendición Urbi et Orbi.

El Papa Francisco durante la bendición Urbi et Orbi de marzo 2020. Foto Vatican Media

El Papa Francisco durante la bendición Urbi et Orbi de marzo 2020. Foto Vatican Media

“Nos sorprendió una tormenta inesperada y furiosa, la cual hizo darnos cuenta que todos estamos en la misma barca y que debemos de remar juntos”, dijo el Sumo Pontífice a la comunidad que presenciaba el acto de manera virtual, en un discurso que será recordado por generaciones.

El Papa Francisco durante la bendición Urbi et Orbi. Foto Vatican Media

El Papa Francisco durante la bendición Urbi et Orbi. Foto Vatican Media

“Señor -agregó-, bendice al mundo, da salud a los cuerpos y consuela los corazones. Nos pides que no sintamos temor. Pero nuestra fe es débil y tenemos miedo. Mas tú, Señor, no nos abandonas a merced de la tormenta. Repites de nuevo: ‘No tengan miedo’. Y nosotros, junto con Pedro, descargamos en ti todo nuestro agobio, porque Tú nos cuidas”.

3 de abril. La Arquidiócesis Primada de México celebró en la Catedral Metropolitana una Hora Santa, a fin de pedir a Dios perdón por los pecados cometidos, y reconocer humildemente ante Él que la humanidad es frágil y necesita de su auxilio ante la pandemia de coronavirus COVID-19.

Monseñor Luis Manuel Pérez Raygoza presidió la Hora Santa en Catedral.

La celebración fue encabezada por los 5 obispos auxiliares de la Arquidiócesis: Luis Manuel Pérez Raygoza, Héctor Mario Pérez, Francisco Daniel Rivera, Carlos Enrique Samaniego y Salvador González Morales; y por el padre Ricardo Valenzuela, Deán del Cabildo Metropolitano.

Al termino de la Hora Santa, las distintas parroquias del territorio arquidiocesano hicieron sonar sus campanas durante 3 minutos para rogar a Dios su ayuda frente a un virus regado por la ciudad, el país y el mundo entero.

10 de abril. Sin la presencia de fieles y a puerta cerrada, pero con el mismo ímpetu y fervor con que se realiza cada año, en este 2020 se llevó a cabo la 177 edición del Viacrucis de Iztapalapa.

Viacrucis de Iztapalapa. Foto: Especial.

Viacrucis de Iztapalapa. Foto: Especial.

El Santuario del Señor de la Cuevita -la Catedral de Iztapalapa- fue el lugar elegido por los organizadores para llevar a cabo esta edición, en la que participaron apenas 65 actores, respetando las medidas sanitarias impuestas por las autoridades debido a la pandemia del coronavirus COVID-19.

11 de abril. El Sábado Santo, en la Catedral de Turín, se llevó a cabo una Ostensión Extraordinaria de la Sábana Santa, la máxima reliquia del cristianismo, acto que fue transmitido a través de los medios de comunicación.

Arzobispo de Turín, Cesare Nosiglia, toca la vitrina donde se encuentra la Sábana Santa

Arzobispo de Turín, Cesare Nosiglia, toca la vitrina donde se encuentra la Sábana Santa

Más de cuatro décadas antes, en 1973, la Sábana Santa había sido exhibida por primera vez para un grupo de periodistas y mostrada a través de varios medios de comunicación. Posteriormente, el Papa Benedicto XVI programó otra Ostensión televisiva para el 30 de marzo, Sábado Santo del año 2013.

Aunque el Papa Benedicto XVI renunció en febrero de ese año, la Ostensión televisiva se llevó a cabo, y el Papa Francisco mandó un videomensaje para la ocasión.

12 de abril. A iniciativa del Consejo Episcopal Latinoamericano, el Domingo de Resurrección el Cardenal Carlos Aguiar Retes, Arzobispo Primado de México, presidió una ceremonia para consagrar a México, América Latina y el Caribe a la Virgen de Guadalupe, y pedirle por la salud de los habitantes de nuestros territorios y el fin de la pandemia de COVID-19.

El Arzobispo Carlos Aguiar Retes en el acto de consagración. Foto INBG/Cortesía.

El Arzobispo Carlos Aguiar Retes en el acto de consagración. Foto INBG/Cortesía.

Las Iglesias de los 46 países de América Latina y el Caribe se unieron vía remota a la plegaria que desde el Tepeyac pronunció el Cardenal Carlos Aguiar, quien señaló que el Domingo de Resurrección era “una bella y significativa fecha para ponernos bajo el manto de nuestra querida Madre, María de Guadalupe”.

Fotografía de la tilma sagrada donde quedó impresa la Virgen de Guadalupe. Foto: María Langarica

Fotografía de la tilma sagrada donde quedó impresa la Virgen de Guadalupe. Foto: María Langarica

30 de junio. La Arquidiócesis Primada de México cumplió 100 Misas transmitidas por internet desde la capilla de la casa de los Obispos Auxiliares, quienes iniciaron este tipo de celebraciones virtuales para llegar a la feligresía, que se vio orillada al confinamiento debido a la rápida propagación de coronavirus.

Misa de los obispos auxiliares de la Arquidiócesis de México.

Misa de los obispos auxiliares de la Arquidiócesis de México.

Y es que la pandemia, de manera inesperada, trastocó la vida de incontables fieles, quienes se vieron impedidos para asistir a sus iglesias. De manera que, a falta de Misas con presencia de fieles, la Arquidiócesis de México acertadamente tomó esa decisión alternativa, en la que encontraron consuelo no sólo personas de la ciudad, sino de México y el extranjero.

3 de octubre. Tras una bella Ceremonia Eucarística realizada en la tumba de San Francisco de Asís, el Papa Francisco firmó su tercera encíclica, titulada Fratelli tutti (Hermanos Todos), sobre la fraternidad y la amistad social.

El Papa Francisco firma la encíclica Fratelli tutti (Todos hermanos) Foto: Vatican Media.

El Papa Francisco firma la encíclica Fratelli tutti (Todos hermanos) Foto: Vatican Media.

El Santo Padre quiso firmar ahí dicho documento debido a que el título que lleva es una cita de san Francisco de Asís. Fue justamente san Francisco quien lo inspiró a elaborar esta encíclica, en la que hace un llamado a la hermandad y la amistas de las personas y los pueblos del mundo, “para que todos seamos capaces de reaccionar ante las injusticias y necesidades de los demás”.

Leer: Resumen de Fratelli Tutti, la encíclica del Papa Francisco sobre fraternidad

10 de octubre. A 14 años de su fallecimiento, el joven Carlo Acutis fue declarado beato por el Papa Francisco a través de una ceremonia religiosa presidida en la Basílica de San Francisco de Asís (Italia) por el cardenal Domenico Sorrentino, Arzobispo de Asís, quien durante la celebración hizo hincapié en la frase favorita del joven: “La Eucaristía es la autopista al cielo”.

Misa de beatificación de Carlo Acutis. Foto: Twitter @carlo_acutis

Misa de beatificación de Carlo Acutis. Foto: Twitter @carlo_acutis

Durante la beatificación, el cardenal Agostino Vallini, Vicario Emérito del Papa Francisco para la Diócesis de Roma, señaló que el joven Carlo -a quienes usuarios de redes sociales dieron por llamar el “ciberapóstol de la Eucaristía”- tocó el corazón de muchos jóvenes por su extraordinaria capacidad de dar a conocer la Palabra de Dios a través del mundo virtual.

23 de octubre. Frente a más de cien integrantes del personal de salud del Hospital General de México “Doctor Eduardo Liceaga”, monseñor Héctor Mario Pérez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Primada, celebró una Misa en las instalaciones de este nosocomio con el fin de llevar esperanza a la comunidad médica y a los propios enfermos.

Monseñor Héctor M. Pérez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de México presidió la Misa por los médicos en el Hospital General de México "Dr. Eduardo Liceaga". Foto: Alejandro García

Mons. Héctor Pérez presidió una Misa en el Hospital General de México. Foto: Alejandro García

Durante esta Misa -que fue celebrada en el marco del Día del Médico Mexicano-, monseñor Héctor Pérez, además de felicitar por su extraordinaria labor al personal que atiende a los enfermos, y en especial a los infectados de COVID-19, reconoció la valentía que han tenido para no declinar en la batalla librada “contra un enemigo al que aún no se ha podido descifrar”.

8 de diciembre. En el marco del 150 aniversario de la declaración de san José como Patrono de la Iglesia Universal, el Papa Francisco publicó la Carta Apostólica Patris Corde (con Corazón de Padre), y anunció la celebración por el periodo de un año -del 8 de diciembre de 2020 al 8 de diciembre de 2021- dedicado al padre adoptivo de Jesús.

El Papa Francisco publicó la Carta Apostólica Patris Corde (Corazón de Padre)

Junto con la publicación de la carta, el Papa Francisco ordenó la publicación del decreto por el que se concede el año especial de San José y se otorgan indulgencias a quienes se comprometan “con oración y buenas obras, a obtener, con la ayuda de san José, cabeza de la celestial Familia de Nazaret, consuelo y alivio de las graves tribulaciones humanas y sociales que afligen al mundo contemporáneo”.

11 y 12 de diciembre. La celebración de la Virgen de Guadalupe de este 2020 fue muy distinta a lo que estamos acostumbrados. Debido a la alza de contagios de COVID-19 en el Valle de México, autoridades civiles y eclesiales acordaron que la Basílica de Guadalupe cerraría sus puertas al público del 10 al 12 de diciembre.

Por la rendija de la puerta cerrada de la Basílica, se asoma la imagen de la Virgen de Guadalupe en la penumbra. Foto: María Langarica

Por la rendija de la puerta cerrada de la Basílica, se asoma la imagen de la Virgen de Guadalupe en la penumbra. Foto: María Langarica

Las celebraciones a la Virgen se hicieron desde casa: millones participaron en las transmisiones y, en el Atrio de las Américas, artesanos de Huamantla prepararon un tapete monumental con veladoras y flores que, semanas antes, los fieles dejaron como signo de la presencia y devoción a la Virgen de Guadalupe.

Las veladoras colocadas en el Atrio de la Basílica de Guadalupe contienen las intenciones de miles de personas. Foto: María Langarica

Las veladoras colocadas en el Atrio de la Basílica de Guadalupe contienen las intenciones de miles de personas. Foto: María Langarica

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios