Evangelio del día y reflexión breve – 27 de abril de 2022

¿Para qué nos envió Dios a su Hijo? ¿Qué obtenemos contemplando el rostro de Jesús muerto y resucitado?
Evangelio del día (Juan 3, 16-21).
Evangelio del día (Juan 3, 16-21).

Evangelio del día

El Evangelio del día (Juan 3, 16-21). Tanto amó Dios al mundo, que entregó a su Unigénito, para que todo el que cree en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él.

Puedes leer: El Evangelio de San Juan, ¿qué es y qué nos enseña?

El que cree en Él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Unigénito de Dios.


Este es el juicio: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra el mal detesta la luz, y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras.

En cambio, el que obra la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

Reflexión del Papa Francisco:

Sobre el Evangelio del día. Dios no envió a su Hijo al mundo para juzgarlo, sino para que el mundo encuentre por Él la salvación. Ante la luz de este Juez de misericordia, nuestras rodillas se doblegan en adoración, y nuestras manos y nuestros pies se fortalecen.

Sólo podemos hablar de humanismo a partir de la centralidad de Jesús en nuestra vida, descubriendo en Él los rasgos del auténtico rostro del hombre.

Sólo contemplando el rostro de Jesús muerto y resucitado, podemos recomponer nuestra humanidad; nuestra humanidad fragmentada por las fatigas de la vida o marcada por el pecado.

Con información de Vatican News.



Google-news