Evangelio del día y reflexión breve – 14 de junio de 2022

¿Cómo puedo amar a mi enemigo, si lo más fácil es desarrollar un sentimiento negativo hacia él, mantenerme a la defensiva, guardar distancia de por medio?
Evangelio del día (Mateo 5, 43-48).
Evangelio del día (Mateo 5, 43-48).

Evangelio del día

El Evangelio del día (Mateo 5, 43-48). En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Han oído ustedes que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo; yo, en cambio, les digo: Amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian y rueguen por los que los persiguen y calumnian, para que sean hijos de su Padre celestial, que hace salir su sol sobre los buenos y los malos, y manda su lluvia sobre los justos y los injustos.

Porque si ustedes aman a los que los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen eso mismo los publicanos? Y si saludan tan sólo a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen eso mismo los paganos? Ustedes, pues, sean perfectos, como su Padre celestial es perfecto”.

Puedes leer: El Evangelio de San Juan, ¿qué es y qué nos enseña?




La respuesta de hoy:

Sobre el Evangelio del día. Jesús nos plantea hoy algo muy difícil: vencer la tentación natural de odiar al enemigo, de desearle mal, de buscar venganza. En lugar de eso, no pide amarlo; es decir, buscar su bien.

Así, lo primero y más importante que podemos hacer para bien de nuestros enemigos es orar por ellos, por estas 3 razones:

  1. Porque cumplimos la voluntad del Señor.
  2. Porque sanamos nuestro corazón: no se puede rezar por alguien y mantener el odio.
  3. Porque encomendamos a nuestros enemigos a Aquel que puede intervenir en su vida para bien, y propiciar circunstancias que favorezcan su cambio, su conversión. Por nosotros mismos no logramos hacer nada, hay que solicitar siempre la ayuda del Señor.

Es preciso señalar que Jesús pidió a sus discípulos ser luz del mundo; es decir, personas capaces de romper la tiniebla. Eso no se logra haciendo lo que hacemos todos los días. Se requiere un verdadero esfuerzo, un cambio de juicios y comportamientos.

Recuerda la última ocasión en que hayas tenido diferencias importantes con alguien, así como la manera en que reaccionaste. Reflexiona en lo que te pide hoy Jesús, y piensa si actuarías de la misma forma o de manera distinta.

Comentario basado en la reflexión de Alejandra Sosa de su curso sobre San Mateo, en Ediciones 72