Monjas presentan sus compromisos por la paz en México y las elecciones

Leer más

Una Semana Santa para recargar las “baterías espirituales”

Con el Domingo de Ramos inicia la Semana Santa, la más importante del año para la tradición católica, y también una semana en la que las instituciones educativas se detienen, así como una gran mayoría de empresas, por lo que se vuelve un breve periodo vacacional. Esta pausa no forma parte de los días de […]

23 marzo, 2024
Creatividad de Publicidad

Con el Domingo de Ramos inicia la Semana Santa, la más importante del año para la tradición católica, y también una semana en la que las instituciones educativas se detienen, así como una gran mayoría de empresas, por lo que se vuelve un breve periodo vacacional.

Esta pausa no forma parte de los días de descanso obligatorio, sin embargo, al ser un país que se declara en su mayoría católico, desde hace años, se acostumbró a que las empresas e instituciones de gobierno dejaran a sus empleados vivir los oficios del Triduo Pascual, compuesto por las liturgias del Jueves y Viernes Santo, y la Vigilia Pascual, la Misa más importante del año.

La Semana Santa no es solo una oportunidad para irse a la playa, viajar a algún destino u organizar una fiesta. También representa una ventana ideal para reflexionar sobre nuestra vida, lo que acontece en nuestro país y el mundo, y lo que cada uno de nosotros aporta o no en la construcción de una mejor sociedad.

En tiempos enmarcados por la violencia en México y el mundo, por secuestros masivos, atentados terroristas, violencia intrafamiliar y una fractura del tejido social, estos días nos ofrecen, a través del testimonio vivo que nos da Jesucristo, una oportunidad para cargar nuestras “baterías espirituales”, y seguir su ejemplo para sanar nuestras heridas y reconstruir aquello que está roto.

Esta semana nos recuerda la importancia de darle su lugar a Dios en nuestra vida diaria, en la familia, en el trabajo y en cada una de nuestras acciones.



Nos recuerda que Jesús está presente entre nosotros en cada momento, en las alegrías y las tristezas, e incluso en las veces que nos hemos equivocado y está dispuesto a perdonarnos; son días que nos recuerdan que nos ama a tal extremo que sufrió y murió para demostrar con Su Resurrección que ni el dolor ni la muerte tienen la última palabra.

La Semana Santa no es una anécdota histórica sobre la trágica muerte y la increíble resurrección de un profeta que vivió hace 2000 años. Es más bien, un tiempo para recordar y volver a vivir el gran testimonio de amor que Dios nos ofreció a través de su Hijo muy amado, que sin importar su condición divina, abrazó con amor la cruz y nos alcanzó la vida eterna a todos los que crean en Él.

¿Qué hemos hecho con este amor divino derramado por nosotros en la cruz? Este es el gran desafío cada Semana Santa. Por ello, hacemos una invitación a todos los católicos a no solo tomar un descanso del trabajo, sino llenar su corazón con este amor. Nuestra sociedad necesita amor y esperanza, alegrías, fraternidad y paz; es Jesús quien nos ofrece todo esto al amarnos hasta el extremo desde la cruz. Abramos nuestro corazón para escucharle.





Autor

La redacción de Desde la fe está compuesta por sacerdotes y periodistas laicos especializados en diferentes materias como Filosofía, Teología, Espiritualidad, Derecho Canónico, Sagradas Escrituras, Historia de la Iglesia, Religiosidad Popular, Eclesiología, Humanidades, Pastoral y muchas otras. Desde hace 25 años, sacerdotes y laicos han trabajado de la mano en esta redacción para ofrecer los mejores contenidos a sus lectores. 

Tik Tok

Tik Tok
Tik Tok
Tik Tok

NEWSLETTER

Recibe nuestro boletín semanal