Responsabilidad en Semana Santa

La salida a esta dura prueba no está en los planes individuales ni en las acciones egoístas. Está en el trabajo en equipo, en la escucha y el diálogo, en la caridad y la fraternidad
Semana Santa 2021.
Semana Santa 2021.

Ha pasado un año del histórico mensaje que lanzó el Papa Francisco ante una plaza de San Pedro desierta, pero con la atención de millones de personas alrededor del mundo.

“(Señor) nos llamas a tomar este tiempo de prueba como un momento de elección. No es el momento de tu juicio, sino de nuestro juicio: el tiempo para elegir entre lo que cuenta verdaderamente y lo que pasa, para separar lo que es necesario de lo que no lo es”.

Han pasado 12 meses de ese mensaje, 12 meses en los que han muerto millones de personas (sólo en México más de 200,000), en el que millones más se han contagiado de Covid-19, quedado con secuelas, perdido su empleo, afectado su economía. Difícilmente alguien no ha sufrido hoy los golpes de la pandemia.


Y un año después, pareciera que no hemos entendido el mensaje del Papa Francisco para voltear hacia lo que realmente importa y reconocer que, si buscamos la salvación, no somos autosuficientes, que solos nos hundimos, pero que juntos, de la mano de Dios, podremos superar esta crisis.

La salida a esta dura prueba no está en los planes individuales ni en las acciones egoístas. Está en el trabajo en equipo, en la escucha y el diálogo, en la caridad y la fraternidad, de la que también nos ha hablado el Santo Padre.

Llegamos a la Semana Santa 2021 con muchas heridas que aún están abiertas, con la esperanza que nos han dado los primeros meses de la campaña de vacunación, pero también con una clara advertencia sobre una tercera ola de contagios de la que no se puede hablar solamente como si fueran números al alza. Son historias, vidas humanas, historias de dolor, a las que no podemos darles la espalda.

Este tiempo de Semana Santa no es para desentenderse de la realidad que vivimos y emprender acciones que pongan en riesgo a otras personas. No es tiempo de aglomeraciones, ni de fiestas, ni de ser parte de ese riesgo de una tercera ola.

Hacemos un llamado para que esta Semana Santa sea un momento de profunda renovación personal. Seamos responsables y aprovechemos esta gran oportunidad para la reflexión, que nos ayudará a romper ese encierro, no físico, pero sí mental, que muchas veces nos ata a cosas que nos impiden crecer.

Miremos el pasado, analicemos el presente y visualicemos el futuro, y respondamos al llamado que nos hace el Papa: ¿qué es lo que nos preocupa realmente?

Y recordemos, en palabras del Santo Padre, que “en medio del aislamiento, donde estamos sufriendo la falta de los afectos y de los encuentros, experimentando la carencia de tantas cosas, escuchemos una vez más el anuncio que nos salva: ha resucitado y vive a nuestro lado”.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios