Preocupación por la democracia en México

Es responsabilidad de ciudadanos, funcionarios, legisladores y sociedad, cuidar y defender lo que nos ha permitido avanzar en la democracia.
Capacitadora del Instituto Nacional Electoral / Foto: Especial
Preocupación por la democracia en México

Tal como lo expresa el Papa Francisco en su encíclica sobre la fraternidad y amistad social (Fratelli tutti), es deber de todos buscar la mejor política, la política del bien común, que garantice la participación de los ciudadanos y las organizaciones intermedias dentro de la sociedad y las estructuras del Estado.

De esto han hablado nuestros obispos mexicanos en su mensaje del 31 de octubre de 2022, al reconocer ampliamente la labor que viene realizando en nuestra vida democrática el Instituto Nacional Electoral (INE), ‘siendo una de las instituciones más confiables para los mexicanos’.

Te puede interesar: Rechaza la Iglesia en México la Reforma al INE y al Tribunal Electoral

Efectivamente, como señala el episcopado mexicano, gracias al INE, fundado hace poco más de 25 años, se han podido realizar procesos electorales transparentes, confiables y pacíficos, para la renovación de los distintos cargos de elección popular en toda la República.

La esencia de esta institución está en la superación del antiguo esquema donde el Gobierno en turno era juez y parte en los comicios electorales, para dar paso a una institución ciudadana que favorece la participación y organización más amplia y plural en el contexto de opciones políticas.

Ante la iniciativa presentada por el Ejecutivo Federal para una Reforma Constitucional en materia electoral que está ya en la Cámara de Diputados, la Iglesia expresa su preocupación por lo que pudiera alterar la autonomía ciudadana y la imparcialidad partidista.

Hecha esta observación en el marco de la política del bien común, nuestros obispos han expresado una respetuosa exhortación al Poder Ejecutivo y Legislativo a fin de asumir su responsabilidad histórica y su prudencia legislativa, con altura de miras, más allá de coyunturas ideológicas, para preservar y, en todo caso, mejorar, esta gran institución del Estado mexicano.

Te puede interesar: ¿Prohibirán nacimientos navideños en espacios públicos? Lo decidirá la Corte

Es responsabilidad de todos los ciudadanos, funcionarios, legisladores y sociedad civil, cuidar y defender lo que nos ha permitido avanzar en nuestra incipiente y valiosa democracia. Confiamos en la responsabilidad de todos para realizar esta tarea, y encomendamos a nuestra Madre Santísima de Guadalupe el cuidado de nuestra Nación Mexicana.

Compartir