Editorial
rmb

Nuestra realidad, nuestras oportunidades

No desaprovechemos la salida que se vislumbra a esta pandemia.
Oremos y actuemos frente a nuestra realidad.
Oremos y actuemos frente a nuestra realidad.

Ya varios meses de situaciones inesperadas a causa de la pandemia que tardará en superarse. Ya muchos años de expectativas en temas educativos, sociales, económicos, políticos, y cuánto falta por alcanzar.

Ya tantos siglos de historia, cultura, mestizaje, catástrofes, guerras, independencias, reformas, revoluciones, y todo sigue marcando de algún modo nuestro día a día.

Puedes leer: La Arquidiócesis de México prevé la reapertura de templos el 20 de julio


No dejamos de autosorprendenrnos por la realidad escurridiza y cambiante o por nuestra idiosincrasia festiva y pachanguera, por las vueltas que da la vida, como dice la canción. Siempre enfrentando la vida, siempre mostrando nuestra calidad más sublime y también mostrando el cobre, como solemos decir. Siempre adornando la tragedia, siempre cantando el amor o el desamor, siempre con las ganas de ganar y siempre con el resultado que pudo ser mejor.

Nuestra realidad no está en los discursos de halago o en las caras de diplomática sonrisa; mas bien la realidad nos cala ante la violencia creciente o el desempleo permanente. Nuestra realidad no se basa en números de encuestas o calificativos ingeniosos. Nuestra realidad es que el semáforo epidemiológico está en naranja y nos empeñamos en actuar como si fuera verde.

Desde estas líneas podemos invitar a seguir orando al cielo en busca de soluciones, pero más invitamos a poner nuestro empeño para que la oportunidad no se desinfle en un instante. Cuando asumamos nuestra realidad en pleno y no a retazos, se logrará un cambio real y permanente, y la pandemia nos está dando la oportunidad de mostrar la mejor versión de nosotros mismos, de crecer por convicción y no por decreto.

Como Iglesia también tenemos el ánimo de volver pronto a las actividades ordinarias, pero no podemos regresar a ellas igual que antes.

Es prioritario que asumir las disciplinas sanitarias o certificaciones formales nos eleven por encima de gustos y urgencias.

Desde nuestra realidad podremos decir: “Así somos”; pero nuestra oportunidad nos está gritando: “¿A dónde quieres llegar?”

En la Arquidiócesis de México hacemos votos para que todos: gobierno y ciudadanos, jerarquía y feligreses, jóvenes y ancianos, nos volquemos con honestidad a nuestra realidad y aprovechemos con valentía nuestras oportunidades.

 

¿Ya conoces nuestra revista semanal? Al adquirir un ejemplar o suscribirte nos ayudas a continuar nuestra labor evangelizadora en este periodo de crisis. Visita revista.desdelafe.mx  o envía un WhatsApp al +52 55-7347-0775

Comentarios