Arquidiócesis

Las joyas religiosas del Centro Histórico

Templo
  • Templos, antiguos colegios y una biblioteca son algunos de los recintos de origen religioso en esta zona.

Abimael César Juárez y Carlos Villa Roiz

Si bien la Catedral Metropolitana es el recinto religioso más reconocido del Centro Histórico, esta zona de la ciudad guarda templos y edificios coloniales de origen religioso que ya son parte de la riqueza arquitectónica, espiritual y cultural de este país.

La Iglesia de San Fernando, que cuenta con un panteón adjunto, se construyó para los frailes del Colegio de Propagación de la Fe. Muy cerca de aquí se encuentra la Iglesia de San Hipólito y San Casiano en la que en 1982 se colocó una imagen de San Judas Tadeo en el altar principal, razón por la que hoy se conoce como el Templo de San Judas Tadeo.

Al caminar por la calle de Madero vemos la Iglesia de San Francisco fundada por los Franciscanos, la primera Orden religiosa que llegó a México en 1524. A un costado se encuentra el templo dedicado a San Felipe de Jesús, en el que expone el Santísimo a los fieles las 24 horas todos los días.

Leer: Turismo religioso, la potencia que viene

Cerca de ahí está el antiguo Oratorio de San Felipe Neri, que ahora alberga la Biblioteca Miguel Lerdo de Tejada y en el andador de la calle Regina encontramos la iglesia de Regina Coeli, en la que destacan retablos y lienzos de importantes artistas.

No muy lejos de la Catedral, en la Calle de Moneda, se encuentra lo que fue el Palacio Arzobispal, ahora Museo de Arte de la Secretaría de Hacienda, este edificio está ligado a la Iglesia por ser un lugar en el que durante varios siglos vivieron varios arzobispos de México.

En la Antigua Academia de San Carlos encontramos copias fieles en yeso del Moisés de Miguel Ángel y la tumba de los Médicis. Llegamos a la Iglesia y Exconvento de Santo Domingo cuya construcción se concluyó en 1530 y el Colegio de San Ildefonso fundado por los jesuitas en 1588 y en cuya fachada está la virgen del Rosario, patrona de la orden.