Virgen de Guadalupe

El origen de las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe

Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe es una de las tradiciones más auténticas del pueblo mexicano.
Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe es una de las tradiciones más auténticas del pueblo mexicano.
Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe es una de las tradiciones más auténticas del pueblo mexicano.

Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe es una de las tradiciones más auténticas del pueblo mexicano que revela el profundo amor que se le tiene a la Reina de México, y una prueba de ello es que del 9 al 12 de diciembre, gracias a la televisión, este evento es visto por millones más de personas, tanto en México como en el extranjero.

Mira en Desde la fe las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe 2018 aquí

Sigue nuestro Facebook Live desde el Balcón Papal aquí.

La historia de este concierto popular está estrechamente ligada a la historia de la televisión mexicana. Las primeras Mañanitas se televisaron en 1951, pese a que entonces muy pocas familias mexicanas tenían televisor.

A partir de 1952, se empezaron a hacer tres controles remotos desde el Tepeyac. El primero a las 11 de la noche, del 11 de diciembre, y otro más a las 5 del día 12, con el grupo de artistas que salía de los cabarets. Ellos se reunían para caminar rumbo a la Basílica sobre la Calzada de Guadalupe, para cantarle a la Virgen.

“Todo era espontáneo, no había una organización. Había un micrófono puesto en la Colegiata y cualquier artista o trío cantaba cualquier canción, la que fuera, y luego se iba. Así llegaron Ferrusquilla, y otros artistas, incluso, recuerdo a un señor que tocaba melodías golpeando su serrucho y cantaba”, comentó, en entrevista con Desde la Fe, Carlos Salinas Saucedo, productor de “Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe” de 1951 a 1997.

La última transmisión era a las 11 de la mañana, también del 12 de diciembre, previo a la procesión de la Bendición de las Rosas, la ceremonia más importante de la jornada.

Sin embargo, en 1955 todo cambió por un accidente, recuerda Salinas Saucedo. Fue Rafael Solana, quien estaba de invitado en la transmisión, quien, por error, hizo el siguiente anuncio: ‘faltan 10 minutos para la media noche, cuando todo el pueblo de México le va a cantar Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe’.

“Nosotros estábamos en el camión de Control Remoto. Teníamos una cámara arriba del camión y equipo de luz para iluminar la fachada de la basílica. Entonces le dije a uno de los ingenieros: “¿Cuánto te tardas en sacar un monitor y colocarlo arriba del camión?

-Nada, respondió.

“Entonces, un técnico subió el monitor y la gente se aglomeró para verlo y entonces mandé poner un micrófono y le dijo a Gustavo Olguín: súbete al techo del camión y organiza unas “Mañanitas”. Gustavo era muy hábil para eso. Se quitó la cachucha y dijo a la gente: -Vamos a cantar unas Mañanitas e hicieron un ensayito y contó uno, dos, tres… y todos cantaron”.

Esas fueron las primeras Mañanitas, improvisadas, a un costado del atrio de la recién inaugurada Plaza de las Américas. Las Mañanitas fueron desde el exterior porque como aún no había relaciones entre México y la Santa Sede, estaba prohibido transmitir desde el interior.

Al siguiente año, en 1956, monseñor Guillermo Schulemburg, entonces Abad de la Basílica de Guadalupe, concedió el permiso para llevar a un grupo de artistas a cantar las Mañanitas justo a la media noche. Entre ellos fueron invitados Lola Beltrán, María Victoria, Juan Torres, Tomás Méndez y Amalia Mendoza ‘La Tariácuri’.

“Mi problema, luego, fue organizar a todos los artistas que querían participar en Las Mañanitas a la Virgen de Guadalupe por dos razones: porque querían cantar ante la Virgen y porque los veía todo México. Luego llegaron cámaras de otros países” puntualizó.

Te puede interesar: La conservación de la tilma de Juan Diego, un suceso inexplicable