Otros

Medallas Olímpicas del 68 con espíritu benedictino

medallas
  • Las preseas fueron elaboradas en los talleres de los monjes benedictinos, ajustándose a la modernidad que requería la justa deportiva.

Cynthia Fabila

Las Olimpiadas de México 68 marcaron un antes y un después, no sólo porque fueron las primeras realizadas en América Latina, sino porque todas las propuestas gráficas se convirtieron en un referente de innovación.

La imagen de la justa deportiva apelaba a la sencillez y a destacar la gran riqueza cultural del país. Las medallas conmemorativas y suvenires cumplieron con su propósito y quedaron muy alejadas de los estereotipos de “un sombrero de charro y un sarape”, como quería el arquitecto Pedro Ramírez Vázquez, entonces Presidente del Comité Olímpico Organizador.

De acuerdo con el arquitecto Javier Ramírez, hijo de Ramírez Vázquez, su papá tenía el reto de sacar adelante toda la imagen: medallas, suvenires, letreros, panfletos, tipografía, vestimenta, señalizaciones, entre otros detalles, y todo esto en sólo dos años. “Se tuvo que rodear de gente competente y con una visión muy clara de lo que se quería transmitir al mundo”, explica.

Fue así que Ramírez Vázquez contactó a los creativos de los Talleres Emaús, a cargo de los monjes benedictinos Ernesto Paulsen y Gabriel Chávez de la Mora, para diseñar particularmente las medallas conmemorativas, suvenires y tarjetas postales de México 68.

Todas y cada una de las medallas conmemorativas y suvenires fueron hechas en plata y a mano. De acuerdo con el arquitecto, en cada pieza se observaba el extraordinario trabajo de artesanía. Las medallas olímpicas tenían por un lado el nombre de la competencia, con la tipografía característica de las olimpiadas, y por el otro los detalles de la sede olímpica.

Los suvenires fueron punto y aparte. También cada uno hecho a mano, con la firma de los Talleres Emaús. “Había muchas cosas medio psicodélicas, pues estábamos en la época hippie, pero lo que me llamó la atención fue cómo ambos religiosos pudieron captar muy bien la naturaleza de la época (…) son diseños que si ahorita los usas no parecieran de hace 50 años”.

Leer: El ecumenismo en México, fruto de los Juegos Olímpicos del 68